La intriga franco-alemana

A los largo de los últimos años he ido desarrollando un modelo de análisis político, el de las emociologías, y con él una teoría sobre un factor esencial en la explicación de que ocurre en España: la injerencia de las dos grandes potencias europeas, Francia y Alemania, en la política española para reforzar su posición dominante en Europa.

Un análisis que he resumido en el siguiente enlace:

Resumen de la intriga secesionista en España
https://politicadegaraje.blog/2019/11/02/resumen-de-la-intriga-nacionalista-en-espana/

Cuando lo discuto con personas cuya opinión valoro, me suelen oponer dos objeciones:

  • Que la teoría de las emociologías está bien pero no aporta nada nuevo porque las ideologías siempre han utilizado la manipulación emocional.
  • Que una injerencia del eje franco-alemán en España es una hipótesis sin base fáctica. Casi una teoría conspirativa.

.

A lo primero, a la supuesta inutilidad de la teoría de las emociologías, he respondido en:

La importancia del concepto de emociología
https://pajobvios.blogspot.com/2019/11/la-imortancia-del-concepto-de.html

Intentaré argumentar aquí la verosimilitud de la existencia de un eje franco-alemán como actor importante a valorar al analizar la política mundial, europea y española.

/*/

1. A qué me refiero con el eje franco-alemán

La figura del “eje franco-alemán” es una imagen habitualmente empleada para referirse a la acción conjunta de estos dos países como motores de la Unión Europea, valorada generalmente como positiva desde el punto de vista europeísta.

Fuera del ámbito de la integración europea apenas se suele considerar la existencia de un eje franco-alemán salvo, ocasionalmente, ante algunas coincidencias puntuales en las acciones de los gobiernos de Francia y Alemania y, algo menos, de la Unión Europea. Pero no se le suele dar especial relevancia.

Mi teoría sobre el eje franco-alemán es que esta influencia es mucho mayor de lo que se suele considerar. Que, aunque no haya una unión explícita entre los gobiernos de Francia y Alemania, hay unos intereses comunes que alinean en la práctica sus actos, sus estrategias. Convirtiéndose en la práctica en un actor decisivo a la hora de entender no solo la política europea sino también el entorno político mundial o, por ejemplo, el interno español.

Me gustaría que quedase claro que no me refiero a manos ocultas o a una confabulación. No se trata de Soros, del Club Bilderberg, ni de la masonería. No es mi intención desarrollar una teoría conspirativa encontrando actores ocultos. No tengo interés especular sobre posibles actores ocultos cuando puedo sencillamente analizar los hechos de conocimiento público, que son incontestables. Me interesa la estrategia, el puro y simple análisis de la actualidad política, sin deslizarme por el terreno resbaladizo de las conspiraciones y las manos ocultas.

Estos actos públicamente conocidos de los gobiernos francés y alemán podemos particularizarlos en sus respectivos presidentes. Hablando así de Chirac-Schröder o de Macron-Merkel porque sus gobiernos se realizan actos que ponen de manifiesto una estrategia coherente en el tiempo, alineada respecto de unos objetivos. Algo que, por ejemplo, no aprecié durante la etapa de Sarkozy.

Y me gustaría también reasaltar que la existencia de una estrategia concurrente a largo plazo no impide que en ocasiones se produzcan hechos aparentemente contradictorios. Por ejemplo, en 2000, el gobierno francés favoreció que se otorgase una mayor cuota de poder a España en el tratado de Niza (pasar del 80% al 93%), supuestamente, se decía, para contrapesar el poder de Alemania en la Unión Europea. Y posteriormente, en 2005, el mismo Chirac pidió a España que renunciase a las posiciones conseguidas en Niza. Es decir, entre los propios gobiernos de Francia y Alemania puede unas veces existir colaboración y otras veces no. (un artículo al respecto: https://www.abc.es/espana/abci-rajoy-tacha-zapatero-insensato-renunciar-niza-antes-empezar-negociar-200406160300-9622058625562_noticia.html)

/*/

2. Cuál es el modelo que propongo cuando hablo de eje franco-alemán

Mi teoría es que los gobiernos de Francia y Alemania desarrollan una estrategia orientada a aumentar su influencia conjunta en Europa y en el mundo.

Predominio en Europa. El eje franco-alemán estaría interesado en que el resto de países europeos tengan unas condiciones de vida razonables, pero no influencia política y económica, la cual quedaría concentrada en Francia y Alemania. Para ello, les interesa que los países de tamaño medio o grande se dividan en unidades más pequeñas, sin casi poder de influencia política, como ocurrió con Checoslovaquia o Yugoslavia y actualmente amenaza ocurrir en España. Que una potencia competidora grande como es el Reino Unido se fraccione o salga de la UE. O que las grandes empresas sean mayoritariamente francesas y alemanas, etc.

Predominio en el mundo. Esto implicaría que los gobiernos de Francia y Alemania tienen interés en erosionar al actual líder mundial, Estados Unidos, para lo cual interesa que EEUU no sea capaz garantizar la estabilidad en el continente americano, en Oriente Medio, en África, en Asia. Si EEUU no es capaz de ser el policía del mundo, no será considerado el líder del mundo.

Esto da lugar a que los gobiernos de Francia y Alemania apoyen quienes se oponen a EEUU: China, Rusia, Irán, Cuba, etc., para conseguir que, en ese mundo multipolar, Europa sea imprescindible para conseguir cualquier equilibrio dominante. Es decir, más poder en la práctica para los presidentes de Francia y Alemania en los foros internacionales, en los que no participa Europa, sino Macron y Merkel.

Dinero y medios de comunicación. Para ejercer esta influencia, los dirigentes de Francia y Alemania pueden aprovechar el enorme poder económico europeo para conseguir aliados, apoyar a quienes convenga y promover sus intereses a través de los medios de comunicación. No olvidemos que las sociedades democráticas eligen a sus líderes a partir de la opinión pública, sobre la que los medios de comunicación ejercen una influencia incontestable.

/*/

3. Algunos hechos que apoyan este modelo de eje franco-alemán

En este apartado aprovecharé mi teoría de las emociologías para analizar los hechos desde dos perspectivas:

  • Las acciones políticas concretas.
  • Las emociologías que se despliegan: es decir, las ideas y prejuicios que se promocionan desde Europa en forma de manipulación emocional.

No pretenderé ser exhaustivo en este apartado. Tan solo mostrar que existen hechos que apoyan este modelo. Queda el listado en detalle para otra entrada en el blog o quizá para quien quiera hacerlo (yo prefiero poder centrarme en el análisis de alto nivel, sin tanta atención a los detalles)

Acciones políticas:

  • Apoyo al eje Cuba-Venezuela: puede verse por ejemplo en el tardío y parcial reconocimiento europeo a Guaidó y la obstrucción a una hoja de ruta eficaz, al poner como condición un diálogo imposible con Maduro. O la obstrucción al intento de presión económica de EEUU sobre Cuba para que deje de sostener al bolivarianismo. Y resaltaría cómo Sánchez (con su visita la y la del Rey a Cuba) y Zapatero (mediador de Maduro) están en esto alineados con el eje franco-alemán.
  • Apoyo a la inestabilidad en Oriente Medio: aquí se encuadra el tradicional apoyo de Francia a los dirigentes palestinos antidemocráticos (recordemos, como elemento icónico, que Arafat incluso se fue a morir a París). El apoyo francés a Irán en su actual enfrentamientp con EEUU respecto del pacto nuclear (de nuevo, Sánchez alineado con Francia, con la retirada de la fragata Méndez Núñez). O la erosión a la posición de EEUU tras la primera Guerra de Iraq, con una coincidencia de países en cada bando se entiende mejor hoy que entonces (” Es verdad que Estados Unidos y Gran Bretaña son los que siempre han defendido con más energía el mantenimiento de las sanciones. Los otros tres miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -China, Rusia y Francia- se oponen desde hace tiempohttps://elpais.com/diario/2001/01/14/domingo/979444007_850215.html) (y, en España, Zapatero alineado también, no levantándose ante la bandera americana como respuesta a la guerra de Iraq).
  • Apoyo a los nacionalismos en España: en este aspecto podría resaltar algunos hechos concretos como por ejemplo el largo santuario de ETA en Francia, la liberación de la etarra Natividad Jáuregui en Bélgica, el incumplimiento de las euroórdenes con Puigdemont, la declaración de 51 diputados franceses apoyando los nacionalismos españoles o la doble vara de medir de Macron recriminando a Cs por colaboración con Vox mientras aplaude al PSOE en su colaboración con Podemos y los secesionistas. Pero creo que lo más significativo es lo que no se ve. No se ve un apoyo claro europeo a la democracia española frente a unos nacionalismos incuestionablemente antidemocráticos. Con 858 asesinatos políticos, un golpe de estado en Cataluña, imposición lingüística de evidente intención política, constante incumplimiento de una exigible neutralidad política en el espacio público… Europa tan solo ha hecho algún pronunciamiento formal en favor de la democracia cuando se ha visto forzada a hacerlo, pero nada más. Y ese silencio retumba aun más que sus apoyos puntuales al nacionalismo. (Y, una vez más, Zapatero con su Cataluña nación, y Sánchez con su nación de naciones, también alineados)
  • Erosión económica de los contrincantes: aquí se encuadrarían, por ejemplo las presiones a Rajoy para que España entrase en el programa de rescate global europeo, algo que luego se comprobó innecesario (Todo al Bankia, con un par http://pajobvios.blogspot.fr/2014/02/todo-al-bankia-con-un-par.html). (Zapatero y Sánchez, de nuevo, aparecen alineados con una irresponsable gestión económica que no puede achacarse a falta de conocimientos o con sus ataques a algunas de las grandes empresas españolas como Endesa, BBVA… y quizá pronto Inditex, ya se ven indicios)

Emociologías europeas:

  • Multiculturalismo: es una idea perversa que sustituye al interculturalismo. Trastoca la defensa de los derechos individuales relativos a la cultura en defensa de unos supuestos derechos de las culturas. Es decir, colectiviza a la ciudadanía en grupos culturales y erosiona así los derechos individuales en beneficio de unos engañosos derechos colectivos. Esta distorsión emociológica facilita defender a actores políticos absolutamente inaceptables desde el punto de vista democrático como son los nacionalismos, el islamismo o el bolivarianismo indigenista. Es decir, es útil si se quiere potenciar a estos actores en su enfrentamiento contra EEUU o España.

La intolerancia del multiculturalismo
http://pajobvios.blogspot.fr/2015/11/la-intolerancia-del-multiculturalismo.html
Nacionalismo y multiculturalismo. Por qué es perjudicial.
http://pajobvios.blogspot.fr/2015/12/nacionalismo-y-multiculturalismo-el-por.html

  • Demonización de los contrincantes: Trump, Johnson, Vox… todos ellos son políticos cuestionables, claro, pero son habitualmente presentados como algo peor, como absolutamente inaceptables. Y esto no tiene sentido cuando simultáneamente se da aceptación a otros personajes mucho más demonizables, como serían Xi Jinping (promotor de una China dictatorial e imperialista), Jean-Luc Mélenchon (defensor del bolivarianismo) u Otegi, dirigente de un grupo terrorista que jamás ha condenado los atentados, tan solo ha considerado que ya no son útiles.
  • Antiamericanismo: es una emociología que ya denunció Jean-François Revel en La obsesión antiamericana (2002). Y que hoy día sigue de actualidad, apoyándose claramente en este momento en la demonización de Trump.
  • Mutilateralismo: es una distorsión similar a lo que en la política española se ha denominado equidistancia. Se utiliza para eliminar las consideraciones éticas en el análisis. Es habitual ver a Macron promover un multilateralismo que acaba sirviendo para defender que debe facilitarse se la influencia de todos los países por igual. Lo mismo las democracias que las dictaduras criminales. (Multipolaridad, multilateralismo, globalismo… ¿otro error de las democracias? http://pajobvios.blogspot.com/2018/10/multipolaridad-multilateralismo.html)
  • Catastrofismo climático: este pertenecería a un tipo de distorsión menor, como podrían ser también el feminismo frentista u otros muchos. Este en concreto, es una distorsión que transforma la necesaria atención a una cuestión importante, como es el cambio climático, en un mensaje altamente emocional y culpabilizador de su rival. Se utiliza de forma antiamericana al derivarlo en un mensaje de condenatorio anti-capitalista y anti-occidental. De nuevo, es una emociología que facilita la colaboración con países antidemocráticos en contra de EEUU.

Y aquí dejo este apartado de momento. Sería fácil ser más exhaustivo y detallado, pero no es el objetivo de este artículo.

/*/

4. La principal objeción

En el fondo, creo que lo que verdaderamente dificulta incorporar a este posible actor al análisis político es de tipo ético. No es la falta de hechos que lo sugieran, es porque considerarlo supone aceptar que convivimos con una degradación moral enorme, insoportable.

Si este es motivo por el cual actúan así algunos dirigentes y gobiernos, tendríamos que derivar que están promoviendo en la práctica los asesinatos políticos, el empobrecimiento e incluso miseria de poblaciones, el enfrentamiento y la enemistad en países enteros…

Implicaría que Europa podría facilitar la consolidación de las democracias en Oriente Medio, pero prefiere que sea un avispero que erosione la política estadounidense. Que podría ayudar decididamente a los venezolanos a librarse de una tiranía pero prefiere que se mantenga el problema en la vecindad de EEUU. Que nos estaría poniendo a todos en peligro para el futuro al dar cancha hoy al crecimiento del imperialismo chino.

Y es esa enormidad la que nos lleva a no querer ver un planteamiento por otro lado evidente. Hay datos que lo sugieren y la historia nos confirma que no es algo infrecuente en el comportamiento de los gobiernos.

Lo realmente incoherente es asumir la existencia del Santuario de ETA en Francia sin un motivo de peso que lo explique (las justificaciones habituales son inconsistentes a la hora de justificar tantos años de apoyo del gobierno francés a un grupo asesino). Pero es tremendamente desagradable plantearse que tu vecino, que seguirá siendo tu socio europeo y en cuyo país disfrutarás de amistades y turismo, puede tener un gobierno que hace eso. O que lo hace el gobernante de tu propio país. Incluso, para muchos, el político que uno ha votado con la mejor intención.

Pero me temo que el rechazo emocional, ético, juega esta vez en nuestra contra. Nos lleva a no limpiar nuestra casa. A mí me encantan España y Europa. Y deseo lo mejor. Pero no ayuda cerrar los ojos ante sus errores y sus malos actos y personas, que obviamente los hay.

/*/

5. Conclusión

Mi conclusión es que hay motivos suficientes para que sea necesario incorporar al análisis político a un ente al que podemos denominar estrategia del eje franco-alemán. No digo que este eje exista como un actor real, como una organización dedicada a la intriga. Pero sí que hay es una coincidencia de intereses reflejada en una coincidencia de actuaciones.

Esto hace imprescindible valorar qué implicaciones tiene la estrategia de ese eje franco-alemán en la actualidad política. Y mi sorpresa a los largo de los años ha sido comprobar que su incorporación me ayuda generar esquemas muy coherentes para la comprensión de la política española e internacional. Y ha sido una sorpresa porque, increíblemente, no se habla habitualmente de ello. Nadie considera los intereses franco-alemanes a la hora de analizar la actualidad política española o mundial. De nuevo, habiendo indicios claros para al menos plantearlo, el silencio es atronador. Eso es poder mediático.

Yo soy de ciencias. Así que un modelo que se basa en hechos, permite entender de forma coherente la realidad y suele verse corroborado con los nuevos hechos, me gusta. Y lo consideraré y recomendaré como una buena herramienta mientras funcione y no tenga otro modelo mejor.

No es algo inmutable ni incuestionable. Yo mismo dejé de verle utilidad durante la etapa de Sarkozy. Y ojalá dentro de unos años no haya motivo para pensar en un eje franco-alemán de estas características. Pero hoy es imposible entender el apoyo europeo a Palestina, su falta de apoyo a la democracia en España y las figuras de Zapatero y Sánchez, o la obstrucción a EEUU en Cuba-Venezuela, sin incluir en la ecuación unos poderosos intereses de predominio franco-alemán. Este actor es imprescindible para entender la actualidad política.

/***/

14 comentarios sobre “La intriga franco-alemana

    1. Sí, imagino que los riesgos en Europa son reales.

      Básicamente por por dos motivos:

      – Se está montando un sistema desequilibrado. En el que los gobiernos de Francia y Alemania pueden tener la tentación de intentar dirigir por completo la política europea.

      – Los precedentes son malos. El apoyo franco-alemán a Irán-Palestina, Venezuela-Cuba o China en oposición al liderazgo de EEUU no presagia nada bueno. Es totalmente inmoral e irresponsable.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s