Colonias mediáticas

Mapa que de los grupos multimedia en España. Copiado de cazadebunkers (2011) por ser muy visual.

Imaginemos que algunos países centrasen su estrategia internacional en el predominio mediático. Buscando hacerse con el control de grupos multimedia en los distintos países para que actúen en su beneficio.

Quien controle los grupos mediáticos controla a qué periodistas se les da voz y a cuales no. Y los periodistas sabrían con qué mensajes se consigue trabajar para un medio y con cuales se es rechazado, despedido incluso. Así, a partir del control de los grupos multimedia se puede controlar la vida del país. En qué se piensa y en qué términos.

Si esto fuese así, a través de los media se estaría influyendo en la población, es decir, en el electorado. En la elección del gobierno de la nación. Y, estando en juego la competición por el poder, se desarrollarían constantes intrigas ocultas. Siempre se dan cuando se trata del poder, sólo hay que mirar la historia.

Y eso que la estructura mediática que es de conocimiento público ya es bastante compleja:

http://www.ifj.org/fileadmin/images/EFJ/SUFJ_2014/European_Media_Tycoons.jpg

/*/

Supongamos que este tipo de intrigas estuviesen ocurriendo: ¿con qué nos encontraríamos?

Creo que lo primero que intentaría quien manejase el poder mediático global sería colocar en los puestos dirigentes de los distintos países a líderes afines, a su servicio incluso. No hay nada más eficaz en una competición (o en una guerra) que liderar también a los contrincantes.

Así, pensando en España, un manipulador externo intentaría controlar los medios de izquierda para desde ahí apoyar como líder del PSOE a una persona que ejecutase las estrategias que le convienen. Por ejemplo, quien quisiese desmontar España apoyaría a Zapatero en vez de a Bono, a Sánchez en vez de Susana Díaz. Para así promover el nacionalismo y la fragmentación de España desde su mismo gobierno. Conquistar el gobierno conquistando antes a los partidos.

¿Y con la derecha? Pues intentaría lo mismo. Promover a un líder de su gusto. Quizá a una Soraya en vez de Rajoy o Casado. No olvidemos las últimas maniobras de Marhuenda contra Cayetana Álvarez de Toledo o Ussía. O los halagos de Merkel a Soraya. No hay ningún motivo para pensar que Planeta o Unidad Editorial (El Mundo…) no puedan ser para la derecha como Prisa o el PSC de Iceta para la izquierda, jugadores con doble juego respecto del nacionalismo.

Quizá no fuese tan absurdo que Aznar y Rajoy intentasen afianzar un duopolio mediático Prisa-Planeta que sostuviese a respectivamente a PSOE y PP. Quizá intentasen conseguir que ninguno de los dos partidos de gobierno fuese conquistado desde el exterior. Aunque la estrategia fracasase luego por la traición de ambos grupos multimedia.

¿Y en general en el mundo? Este tipo de maniobras explicarían el enfrentamiento de Trump con los medios de comunicación y su denuncia de que despliegan fake news, es decir, la acusación a los medios de manipular interesadamente la vida pública en contra de los intereses de EEUU. Explicaría el desmadre vivido en Reino Unido con el Brexit, también con un intenso componente de distorsión mediática. O los actuales disturbios en Chile, tan intensos como absurdos.

/*/

No parece descabellado considerar que esto pueda estar pasando. Más aún si pensamos en cómo lo harían.

Parece claro que la manipulación consistiría principalmente en sembrar odios y enfrentamiento, ya que nada ciega tanto a una sociedad como eso. Y se necesita cegar a una sociedad si se la quiere arrastrar a actuar en contra de sus propios intereses.

Odios nacionalistas para fragmentar España. Odios de izquierda para arruinarla económicamente y que acepte someterse a una dependencia exterior. Odios correctos contra Occidente, para que los estadounidenses se desprecien y actúen contra si mismos. Odios antiamericanos en el mundo para aislar a EEUU, el líder actual …

Y mucho, mucho silencio cuando se trata de los propios errores. Como se silencia cuando se trata de los ERE en vez de la Gürtel. Cuando se trata del apoyo europeo a Cuba o a Maduro en vez del último patinazo verbal de Trump. Ninguna demostración de poder es tan impresionante como la capacidad de silenciar lo que no conviene.

Fabricando una realidad mediática que nada tiene que ver en con la realidad. Un mundo de fantasía en el que la doble vara de medios llega a extremos ridículos. En el que no importan los hechos en sí, sino si se pueden utilizar de forma partidista.

/*/

Llegados a este punto, creo que está claro que yo sí creo que esto está ocurriendo. Y que tiene unos efectos muy perjudiciales.

Occidente no ha permanecido ciego a la amenaza de pandemia por casualidad. Sino porque nuestros dirigentes y medios están excesivamente centrados en la lucha partidista, en el enfrentamiento. En el caso español, al menos, ha sido evidente con el 8M. Convocando manifestaciones cuando el nivel de contagio ya precisaba empezar con las llamadas al aislamiento y la prohibición de todo acto multitudinario.

Amenaza una segunda crisis, económica esta vez, y es más que dudoso que EEUU y Europa sean capaces de colaborar entre si. No digamos Iberoamérica, Asia… O España, con un gobierno orientado a la propaganda frentista, con el PSOE asociado a un partido de origen bolivariano y varios partidos secesionistas… ¡como para atender a medidas de ortodoxia económica por el bien común de todos los españoles!

Y probablemente lo más grave sea algo de lo que aún apenas hay voces que avisen: se está propiciando un nuevo enfrentamiento por el liderazgo mundial. Se está dando cancha a una dictadura expansionista sin acompañarlo de la exigencia de respeto a los derechos y libertades. Una dictadura que ya amenaza explícitamente a través de Corea del Norte. Que apoya a Irán o Venezuela. Y que no duda en utilizar el dumping y las trampas de deuda para dominar económicamente su entorno.

/*/

Mi conclusión es que estamos ante un gran reto mundial, el de la manipulación colonialista de los medios de comunicación.

Recalco la faceta de colonialista porque creo que es importante. Influencia siempre existirá. Incluso un cierto grado de manipulación. Pero no es lo mismo la propia promoción o la de los propios valores que lanzar campañas en las que el mensaje central son prejuicios frentistas (lo que yo denomino emociologías). No es lo mismo competir construyendo que centrarse en destruir a los contrincantes.

Igual que no es lo mismo intentar crecer integrando que sometiendo. No es lo mismo un sistema imperial que colonial, según la acepción de Roca Barea. Y ahí Europa no lo está haciendo bien hoy día. Sería bueno recuperar el espíritu que alumbró los comienzos de la UE. La búsqueda de la colaboración, no del predominio. Una Europa como imperio, no colonia.

/***/

El control al gobierno y la demagogia partidista

Para evitar que analicemos las RESPUESTAS frente a la actual crisis sanitaria. En especial la respuesta del gobierno, que es quien tiene la responsabilidad de cuidar por la salud general: valorar la atención o no a las señales de alerta, la responsabilidad y consecuencias de realizar convocatorias públicas en situación de epidemia, eficacia en la gestión de los recursos, rapidez y acierto en la toma de medidas, información veraz y completa…

Algo que se puede analizar y valorar por sus resultados, en especial por los resultados comparativos con otros países y por la evolución de las gráficas:

Tablas y gráficas proporcionadas por: Mereces Saberlo
Por qué hemos reaccionado tan tarde al coronavirus

Algunos están intentando centrar en análisis en:

  • El ESTADO GENERAL previo: de qué situación económica partíamos (paro, deuda, etc.), que recortes se practicaron durante la anterior crisis económica…
  • CUESTIONES IDEOLÓGICAS generales: lo público frente a lo privado…
  • Temas habituales del ENFRENTAMIENTO PARTIDISTA: la monarquía, el nacionalismo, la corrupción…


Es decir, se está intentando trasladar el debate público a temas donde es difícil una valoración objetiva y que quedan por lo tanto muy abiertos a la opinión. Temas con los que los malos políticos pueden arrastrarnos fácilmente hacia la demagogia partidista y el enfrentamiento.

/*/

Y creo que nos conviene intentar evitar ser arrastrados.

Se puede criticar al gobierno y su gestión y sin embargo apoyar las medidas que está tomando. Unidad y colaboración no implica uniformidad y permisividad. Criticar no implica dejarse llevar por el partidismo propio y la agresividad.

La función del gobierno es tomar las medidas adecuadas. La función de los partidos de la oposición es colaborar para que estas medidas sean eficaces y, a la vez, controlar al gobierno mediante la crítica. La función de los medios de comunicación es informar y colaborar con las medidas que se adopten, no es ni hacer de altavoz de la propaganda del gobierno ni practicar una descalificación general y destructiva.

Creo que, sobre todo ante una situación que ya es dura y va a serlo más, conviene evitar caer en el partidismo propio y a la vez no ceder ante el partidismo ajeno. Ser asertivos. Ni agresivos ni pasivos. Las dos son importantes.

Emociologías: Tipos de respuesta

Lo vamos a necesitar.

/***/

Por qué hemos reaccionado tan tarde al coronavirus

¿Por qué hemos reaccionado tan tarde al coronavirus? A mí, al menos, la respuesta me resulta evidente: por el excesivo partidismo de la clase política y mediática y la confusión social que siempre generan las ideologías frentistas.

El 8-M se vio claro. PSOE y Podemos, el Gobierno, estaban compitiendo entre ellos por liderar el feminismo de izquierda. Y de paso utilizarlo para excluir y arrinconar a Cs y PP y satanizar a Vox. Tan obsesionados con esa competición partidista… que no atendieron a sus responsabilidades.

Se dice pronto. Una irresponsabilidad tan grave debería poder hacer caer a un gobierno. No es que no se supiese, la agencia europea para la prevención de enfermedades había avisado días antes y las cifras de contagio y muerte eran ya importantes. Es que no se quería atender, había cosas más importantes para ellos en ese momento.

/*/

Y se puede aprovechar esta situación para plantearnos también la diferencia entre tomar medidas de apoyo dirigidas a un colectivo con problemas y la colectivización de esos individuos para poder liderarlos, manipulándolos en beneficio propio. Es paradójico convocar una manifestación bajo el lema #NiUnaMenos a pesar de saber que iba a causar muchas muertes al agravar la epidemia. ¿Se primaba el apoyar a las mujeres o se las utilizaba para conseguir un objetivo partidista?

Y en ese aspecto tampoco se puede obviar la convocatoria de Vistalegre de Vox. De nuevo, quienes se erigen en salvadores únicos, esta vez de España, ciegan hasta el punto de ponernos en peligro cuando se trata de potenciar su propio liderazgo.

Pero la historia muestra que siempre es así. Quienes buscan liderar movimientos suelen ser peligrosos. Priorizan su liderazgo ante todo. No importa mucho si pretenden salvar a los pobres, a los nacionales, a las mujeres, a los LGTBI… cualquier buena causa puede ser pervertida por manipuladores que buscan el propio encumbramiento mediante la colectivización.

¿Y PP y Cs? También enfangados por la competición. En medio de esta contienda de manipuladores emocionales, apenas pueden atender y poner en valor las cuestiones prácticas. Teniendo que dedicar enormes cantidades de su atención a evitar quedar arrinconados o despreciados por los frentistas. Luchando por su hueco, para que no les cuelguen, a la vez, unos el sambenito de machistas y los otros el de antipatriotas. Este es el triste y autodestructivo tablero de juego de los partidos políticos hoy día.

El que propician los medios de comunicación al priorizar difundir interesadament los mensajes populistas y extremistas. Al no ejercer su función de información crítica y sí alinearse en un evidente partidismo mediático. La mediocracia, la orientación absolutamente partidista de las empresas mediáticas, es lo que nos arrastra esta situación.

/*/

Habrá quién piense ¿no estoy haciendo yo aquí lo mismo? ¿no se debería evitar este tipo de crítica ahora que el gobierno ya ha reaccionado?

No, no se puede no reaccionar frente a los manipuladores. A los manipuladores hay que hacerles frente o seguirán hasta dominar. ¿Acaso no están empezando ya una nueva distorsión frentista? Pongo un ejemplo con otra distorsionada y perversa separación entre buenos (sólo lo público es bueno, y sólo lo defiende la izquierda) y malos (lo privado es malo, basado en la codicia, y el espíritu que alimenta a la derecha).

La respuesta adecuada pasa por evitar caer en las mismas distorsiones, en un frentismo de buenos y malos, de culpas y utopías, de justificaciones para alentar odios supuestamente correctos. Pero reaccionando, sin miedo a quedar mal ante las acusaciones de los manipuladores, sin cesiones innecesarias que los alimenten, con asertividad.

Por ejemplo, si pensamos que Sánchez está arrastrando al país a una etapa autodestructiva al aliarse con partidos populistas y extremistas asumiendo sus estrategias y discursos, se le podrá apoyar para que cambie. Pero no para afianzarlo en esta deriva manipuladora. Al igual que se puede pactar con Podemos o los partidos nacionalistas en aquello que no alimente su populismo, pero no en sus estrategias frentistas. Cerrar los ojos ante las manipulaciones nunca hace que desaparezcan. Alimentar las manipulaciones nunca hace que disminuyan, sino todo lo contrario.

/*/

Para acabar, un poco de ánimo.

Hay un aforismo que dice algo así: si no estás preocupado, deberías preocuparte. Pero si ya estás preocupado, no necesitas preocuparte.

Yo, hasta hace un par de días, estaba preocupado por el virus. Porque no veía a los gobernantes preocuparse lo necesario. Ahora ya no estoy preocupado, aunque sí con temor a lo que esté por llegar, claro. Pero al menos la sociedad ya está reaccionado.

.

/***/

.

Nota: Quienes envidian a China por su reacción contundente, no deberían olvidar que esa es una faceta de las dictaduras. Pero ni es la única faceta ni siempre se utiliza para bien.

Es de agradecer que esté ofreciendo ayuda. Y ojalá tengamos buena e intensa relación con ellos. Pero sin olvidar los riesgos que siempre acompañan a los regímenes manipuladores, a las dictaduras expansionistas.

Sobre guerras honorables y otras que no lo son

.

/***/

.

P.S.1 (16 marzo 2020) Una gráfica que muestra la rápida propagación del virus en España una vez detectados los primeros contagios.

El Confidencial

P.S.2 (16 marzo 2020) Una muestra de que antes de que se desarrollasen las manifestaciones, mitines y espectáculos del 8-M, ya era incluso de dominio público que nos encontrábamos ante un riesgo importante. (el sábado 7 marzo se contabilizaban ya 450 contagios y 10 muertes)

P.S.3: (16 marzo 2020) Es también ya evidente que se necesitará tomar medidas relativas a la economía. Sólo hay que mirar las bolsas del mundo, que suelen anticipar las crisis.

¿Será capaz esta vez el gobierno de orillar el partidismo y priorizar las respuestas basadas en la eficacia y no en la propaganda ideológica?

P.S.4 (19 marzo 2020) La verdadera medida de la propagación del virus.

La tasa de mortalidad del virus en Alemania es del orden del 0,25% (2.000 casos y 28 muertos). En España del 4,5% (767 de 17.147) y en Italia de cerca del 8%.

Como esto es improbable que sea real, es demasiado dispar, imagino que lo más probable es que sencillamente en Alemania se estén haciendo más tests, a no estar saturados sus servicios médicos. Y por lo tanto su tasa sea la más real. Eso, sin tener en cuenta las carencias derivadas de la saturación de los servicios de atención sanitaria. Que, lamentablemente, seguro que han elevado algo nuestra tasa de mortalidad.

Sí eso fuese así, con una tasa real del orden del 0,25%, en España tendríamos actualmente del orden de 300.000 infectados. Bastaría con multiplicar por 400 el número de defunciones para tener una idea aproximada de rango en el que puede estar el número de contagiados.

Imagen
https://www.ft.com/content/a26fbf7e-48f8-11ea-aeb3-955839e06441

También implicaría que, a falta de avances en vacunas, medicamentos o tratamiento en general, estarían en riesgo, de la población total de España, de 46 millones, unas 100.000 personas mientras los servicios médicos no colapsen (de ahí la importancia de, al menos, aplanar la curva de contagios)

¡Quede claro! No tengo ni idea de si estos valores son reales o no. No soy médico ni nada parecido. Pero es la única manera que encuentro de explicarme la disparidad de tasas de mortalidad entre países. Desde los 0,2% de Alemania a los cerca del 7% de Italia, 35 veces mayor.

P.S.5 (20 marzo 2020) La cuenta de tuiter (Mereces saberlo @merece_saberlo) proporciona una tabla y gráfica actualizada.

Imagen
https://twitter.com/merece_saberlo/

El MWC y el coronavirus ¿causa o excusa?

La cancelación del Mobile World Congress (MWC) debido al coronavirus copa titulares en los medios.

Pero, al mismo tiempo hay una feria similar en Holanda, el Integrated Systema Europe (ISE), que no se ha cancelado. Y también tiene participación de empresas chinas.

Así que veo inevitable plantearnos ¿y si el coronavirus no ha sido la causa de la cancelación sino la excusa? ¿Había algún motivo para que las empresas pudiesen desear cancelarlo?

Sin ser experto en el tema, hay algo que es de conocimiento general: la tecnología de futuro, el 5G, está liderada por empresas chinas a las que se está vetando casi todos los países de Occidente.
Es decir, se está queriendo apartar a quienes liderarían la exposición. Y el resto ¿iban quizá a participar solo por cumplir, para que no pareciese que tiraban la toalla?

Si fuese así, para algunos la alarma por el virus, que sin duda es real, habrá sido también una oportuna excusa.

Sobre guerras honorables y otras que no lo son

/***/

P.S.1: (6 marzo 2020) Me gustaría resaltar que, a medida que pasa el tiempo, cada vez me parece más razonable tomar precauciones respecto del coronavirus. Los porcentajes de contagio y fallecimientos o las noticias sobre reincidencia y secuelas justifican a mi modo de ver el tomar medidas serias.

Así que, sea por un motivo u otro, es posible que al final nos tengamos que alegrar de la cancelación del MWC.

P.S.2 (8 marzo 2020) Con la velocidad de contagio que se está viendo, y estas tasas de mortalidad, lo del coronavirus parece algo serio.

Entiendo que se puede multiplicar:

  • x6 para obtener la tasa de casos graves
  • x2 para el porcentaje de casos críticos (hospitalización)

Predicciones para el año 2020: solo ganamos con Trump

Voy un poco tarde, que ya andamos por febrero, pero jugaré a las predicciones para el año.

/*/

Siempre he sido optimista y lo aplicaré en el ámbito mundial.

Creo que Trump está acertando en algo esencial para sacar adelante sus proyectos: tiene claro quién juega a favor y quién en contra.

Esto le puede permitir evitar uno de los grandes obstáculos tradicionales. Por ejemplo, es imposible resolver el problema de Palestina de la mano de Francia y Alemania si estos lo que buscan es que Palestina sea un problema para EEUU. Y algo similar se podría decir de Irán, Cuba-Venezuela, China

Así que para 2020 tengo buenos augurios. Apuesto por un avance importante en al menos alguno de estos tres grandes problemas:

  • Irán
  • Palestina
  • Venezuela

A ver si hay suerte…

/*/

Pero claro, esa misma lógica trasladada al caso español podría ser: es imposible resolver el problema nacionalista mientras consideremos al PSOE parte constitucionalista, cuando su objetivo real es potenciar el nacionalismo y aliarse con él contra el PP.

Así que a la España de Sánchez no le vaticino grandes cosas:

No veo posible salir de la trampa mientras quienes se oponen no colaboren entre si. Pero al menos ahí sí soy algo más optimista, quizá lo hagan.

/*/

Y para Europa tampoco nada bueno. Con la salida de Reino Unido es de esperar un creciente control alemán. Una mala cosa que no acabará bien. La desigualdad nunca lo hace. Creo que Europa necesita un cambio de rumbo del que no hay indicios.

/***/

Dos pilares para España

Antes que nada, un reconocimiento al espíritu al que apela la estrategia de sumar fuerzas contra el mal gobierno: Navarra suma, España suma o cualquier otra propuesta orientada a la colaboración frente al mal gobierno de estos días.

/*/

Lo que en su día representó una puerta al más allá, puede simbolizar hoy dos partidos sosteniendo nuestra democracia.

Parto de la base, cuestionable, por supuesto, de que las democracias funcionan mejor con dos partidos que compiten entre si que con un esquema multipartidista que requiera apelar a la colaboración entre contrincantes. Como dice el aforismo, mejor que tu alimentación dependa del interés de tu panadero que de su generosidad. Igualmente, es mejor que la democracia no dependa de un improbable altruismo de los partidos.

En todo caso, este es básicamente el sistema que se montó en la Transición. Una democracia sostenida por dos grandes partidos: PP y PSOE, y acompañada de otros partidos menores como los nacionalistas e IU, que dio lugar a una etapa de estabilidad y crecimiento tan sólo empañada por los crímenes (ETA) e imposiciones nacionalistas (lengua, adoctrinamiento, marcado del territorio…).

/*/

Pero el esquema se ha roto en los últimos tiempos. Por una parte, tanto la derecha como la izquierda se han fragmentado. Por otra el PSOE, uno de los dos grandes pilares, ha renunciado a sostener el país y ha adoptado la estrategia opuesta, de populismo frentista. Así, día de hoy básicamente tenemos:

  • Dos partidos no populistas: PP y Cs.
  • Dos partidos populistas (frentistas): PSOE y Vox.
  • Varios partidos extremistas (frentistas dispuestos a saltarse la ley): Podemos, Bildu, PNV, ERC…

Ese es nuestro problema, el que pone en peligro la convivencia, prosperidad y existencia de España. Un problema probablemente agravado por injerencia externa… pero esa es otra historia.

/*/

Desde este punto de vista, nuestro objetivo razonable sería intentar recuperar la situación previa. La que proporciona concordia y crecimiento. E incluso aprovechar para evitar el mal conocido: los excesos antidemocráticos nacionalistas.

Es decir:

  • Recuperar el pilar en la izquierda, lo que implicaría o bien regenerar al PSOE, lo que hoy día parece difícil, o que aparezca otra opción de izquierda claramente no nacionalista. Lo que en su día explicó la aparición de UPyD en País Vasco y Cs en Cataluña. Y que dejaría a Podemos y PSOE como izquierda populista que derivase con el tiempo en minoritaria. Una pena que UPyD desapareciese y Cs modificara su objetivo, desplazándose a la derecha a competir con el PP.
  • Reunificar la derecha, lo que significaría que o bien Vox quedase como una opción populista menor (similar a lo que era IU en la izquierda) o como una sensibilidad dentro de un partido mayor junto con el PP. Esta segunda opción me gustaría más ya que aportaría al total la renuncia al populismo (característica tradicional del PP) y la respuesta frente a las presiones correctas de los populismos de izquierda y nacionalistas (característica de Vox).

/*/

De cara al largo plazo, por lo tanto, hubiese preferido una suma PP + Vox y un desplazamiento de Cs de vuelta a la socialdemocracia, volviendo a pescar en el electorado que le hizo grande en Cataluña, el tradicional del PSC. Para forzar al PSOE a regenerarse o amenazar con instalarse ellos como opción socialdemócrata no nacionalista.

Pero en el corto plazo… ¡vete a saber! Es posible que lo primero necesario sea ir cosiendo las fracturas que se han generado en la derecha.

/***/

La lucha de colectivos

Aprovechando los avances en la inteligencia emocional, creo que podemos actualizar el concepto de lucha de clases a nuestros tiempos.

Si cualquier historia puede generar la sensación de ser víctima de una injusticia, un manipulador hábil siempre podrá inventarse una ideología emancipadora para luego liderar el colectivo a salvar. Una emociología, podríamos denominarlo:

Solo se necesita alguna característica que pueda utilizarse para colectivizar individuos, que facilite generar un prejuicio con el que agruparlos y manipularlos políticamente. No solo el nivel económico sirve para eso (lucha de clases), vale casi cualquier faceta diferenciadora:

  • sexo: machismo o feminismo
  • raza: indigenismo, racismo…
  • tendencia sexual: la lucha colectivos LGBT
  • lengua: nacionalismos
  • lugar de nacimiento: xenofobia

La lógica es siempre la misma. Utilizar algún prejuicio que sirva para separar a la gente en grupos (colectivizar) y desplegar una historia que mezcle elementos de ilusión e indignación y que permita generar algún sentimiento de superioridad.

Dando aceptación a una respuesta agresiva en su defensa, es decir, una respuesta que niega derechos a quien se oponga (incluso a quien se oponga dentro de ese mismo colectivo), de forma que de poder a sus líderes (los manipuladores).

/*/

Propongo utilizar un nuevo término para definirlo: la lucha de colectivos.

Una variante de la lucha de clases pero ahora asociada a la pura manipulación emocional. Sin apenas necesidad de justificación racional. Cualquier diferencia vale, lo importante para el manipulador político será colectivizar y enfrentar. Dará igual si un individuo sufre una discriminación real o no, lo importante será si pertenece o no a un colectivo victimizado.

No habrá derechos de las personas sino derechos de colectivos. El derecho de las mujeres, de los inmigrantes, de los LGBT, de los vascos…

/*/

Una perversión del sentimiento de justicia que hace que sea importante estar atentos a evitar la colectivización a la hora de defender derechos. Porque lo contrario es salir de Guatemala (una situación de discriminación) para caer en Guatepeor (una situación de manipulación, lo que en la práctica también implicará discriminación).

Existen derechos, como el derecho a no ser agredido, a que no se impida el acceso a vivienda o trabajo, a la libertad de expresión, a la libertad en las prácticas sexuales… y nadie puede ser discriminado negándole esos derechos por razón de su sexo, raza, orientación sexual… Esa es la realidad a defender. No hay derechos de las mujeres, hay derechos universales de los que no puede enajenar a nadie, por ejemplo a las mujeres.

Por supuesto que en la defensa de esos derechos habrá que estudiar la sociedad y se manejarán los grupos. Así podremos decir que en tal país no se respetan los derechos a las mujeres o a los homosexuales… pero siempre atentos a que esta agrupación no se convierta en colectivización. Siendo consciente de que en la defensa de un derecho en un grupo siempre se corre el riesgo de caer en manos de manipuladores colectivistas.

/***/

P.S.1: (19 enero 2020) Un video que viene al caso.

Dos consideraciones:

  • Si te colectivizan… ya no puedes tener opinión propia. ¿Todos los negros tienen que ir contra Vox? Me recuerda esa frase despectiva de la izquierda de: no hay nada más tonto que un obrero de derechas (¿es eso defensa del obrero o manipulación?)
  • Hay un conflicto de colectivizaciones. La victima real pertenece a un colectivo victimizado (negros) pero a la vez a un colectivo considerado agresor (Vox) y es insultado por una persona perteneciente al colectivo victimizado (negro). Un absurdo que lleva a algunos a considerar que ya se le pueden aplicar insultos racistas.

P.S.2: (19 enero 2020) Otro ejemplo de interés, con el feminismo frentista, fue el de Woody Allen. Acusado y arrinconado socialmente sin ninguna prueba en su contra. Solo por haber caído en el lado malo de las colectivizaciones.

O, por ejemplo, la contradicción disfuncional que aparece ante la defensa de las mujeres cuando son tratadas como colectivo victimizado si son agredidas por inmigrantes, otro colectivo victimizado: Sobre hombres, inmigrantes y agresiones a mujeres.

P.S.3: (20 enero 2020) Otro ejemplo. Hablar todo el día de las mujeres, los negros o los homosexuales es acostumbrar a diferenciarlos como colectivos. Es sembrar prejuicios en el fondo.

Se puede dar la paradoja de que quienes en vez de decir “los niños” dicen “los niños y las niñas”, no estén ayudando a que haya igualdad de derechos sino facilitando la formación de prejuicios que diferencien entre hombres y mujeres.

P.S.4: (20 febrero 2020) Un buen vídeo al respecto. De Candace Owens (Stamford, Connecticut, 1989) comentarista y activista conservadora estadounidense. Es conocida por sus declaraciones a favor de Donald Trump y por su crítica hacia Black Lives Matter y al Partido Demócrata. Es la directora del compromiso urbano en la organización conservadora y sin fines de lucro, Turning Point USA (wiki)