El MWC y el coronavirus ¿causa o excusa?

La cancelación del Mobile World Congress (MWC) debido al coronavirus copa titulares en los medios.

Pero, al mismo tiempo hay una feria similar en Holanda, el Integrated Systema Europe (ISE), que no se ha cancelado. Y también tiene participación de empresas chinas.

Así que veo inevitable plantearnos ¿y si el coronavirus no ha sido la causa de la cancelación sino la excusa? ¿Había algún motivo para que las empresas pudiesen desear cancelarlo?

Sin ser experto en el tema, hay algo que es de conocimiento general: la tecnología de futuro, el 5G, está liderada por empresas chinas a las que se está vetando casi todos los países de Occidente.
Es decir, se está queriendo apartar a quienes liderarían la exposición. Y el resto ¿iban quizá a participar solo por cumplir, para que no pareciese que tiraban la toalla?

Si fuese así, para algunos la alarma por el virus, que sin duda es real, habrá sido también una oportuna excusa.

Sobre guerras honorables y otras que no lo son

Predicciones para el año 2020: solo ganamos con Trump

Voy un poco tarde, que ya andamos por febrero, pero jugaré a las predicciones para el año.

/*/

Siempre he sido optimista y lo aplicaré en el ámbito mundial.

Creo que Trump está acertando en algo esencial para sacar adelante sus proyectos: tiene claro quién juega a favor y quién en contra.

Esto le puede permitir evitar uno de los grandes obstáculos tradicionales. Por ejemplo, es imposible resolver el problema de Palestina de la mano de Francia y Alemania si estos lo que buscan es que Palestina sea un problema para EEUU. Y algo similar se podría decir de Irán, Cuba-Venezuela, China

Así que para 2020 tengo buenos augurios. Apuesto por un avance importante en al menos alguno de estos tres grandes problemas:

  • Irán
  • Palestina
  • Venezuela

A ver si hay suerte…

/*/

Pero claro, esa misma lógica trasladada al caso español podría ser: es imposible resolver el problema nacionalista mientras consideremos al PSOE parte constitucionalista, cuando su objetivo real es potenciar el nacionalismo y aliarse con él contra el PP.

Así que a la España de Sánchez no le vaticino grandes cosas:

No veo posible salir de la trampa mientras quienes se oponen no colaboren entre si. Pero al menos ahí sí soy algo más optimista, quizá lo hagan.

/*/

Y para Europa tampoco nada bueno. Con la salida de Reino Unido es de esperar un creciente control alemán. Una mala cosa que no acabará bien. La desigualdad nunca lo hace. Creo que Europa necesita un cambio de rumbo del que no hay indicios.

/***/

Dos pilares para España

Antes que nada, un reconocimiento al espíritu al que apela la estrategia de sumar fuerzas contra el mal gobierno: Navarra suma, España suma o cualquier otra propuesta orientada a la colaboración frente al mal gobierno de estos días.

/*/

Lo que en su día representó una puerta al más allá, puede simbolizar hoy dos partidos sosteniendo nuestra democracia.

Parto de la base, cuestionable, por supuesto, de que las democracias funcionan mejor con dos partidos que compiten entre si que con un esquema multipartidista que requiera apelar a la colaboración entre contrincantes. Como dice el aforismo, mejor que tu alimentación dependa del interés de tu panadero que de su generosidad. Igualmente, es mejor que la democracia no dependa de un improbable altruismo de los partidos.

En todo caso, este es básicamente el sistema que se montó en la Transición. Una democracia sostenida por dos grandes partidos: PP y PSOE, y acompañada de otros partidos menores como los nacionalistas e IU, que dio lugar a una etapa de estabilidad y crecimiento tan sólo empañada por los crímenes (ETA) e imposiciones nacionalistas (lengua, adoctrinamiento, marcado del territorio…).

/*/

Pero el esquema se ha roto en los últimos tiempos. Por una parte, tanto la derecha como la izquierda se han fragmentado. Por otra el PSOE, uno de los dos grandes pilares, ha renunciado a sostener el país y ha adoptado la estrategia opuesta, de populismo frentista. Así, día de hoy básicamente tenemos:

  • Dos partidos no populistas: PP y Cs.
  • Dos partidos populistas (frentistas): PSOE y Vox.
  • Varios partidos extremistas (frentistas dispuestos a saltarse la ley): Podemos, Bildu, PNV, ERC…

Ese es nuestro problema, el que pone en peligro la convivencia, prosperidad y existencia de España. Un problema probablemente agravado por injerencia externa… pero esa es otra historia.

/*/

Desde este punto de vista, nuestro objetivo razonable sería intentar recuperar la situación previa. La que proporciona concordia y crecimiento. E incluso aprovechar para evitar el mal conocido: los excesos antidemocráticos nacionalistas.

Es decir:

  • Recuperar el pilar en la izquierda, lo que implicaría o bien regenerar al PSOE, lo que hoy día parece difícil, o que aparezca otra opción de izquierda claramente no nacionalista. Lo que en su día explicó la aparición de UPyD en País Vasco y Cs en Cataluña. Y que dejaría a Podemos y PSOE como izquierda populista que derivase con el tiempo en minoritaria. Una pena que UPyD desapareciese y Cs modificara su objetivo, desplazándose a la derecha a competir con el PP.
  • Reunificar la derecha, lo que significaría que o bien Vox quedase como una opción populista menor (similar a lo que era IU en la izquierda) o como una sensibilidad dentro de un partido mayor junto con el PP. Esta segunda opción me gustaría más ya que aportaría al total la renuncia al populismo (característica tradicional del PP) y la respuesta frente a las presiones correctas de los populismos de izquierda y nacionalistas (característica de Vox).

/*/

De cara al largo plazo, por lo tanto, hubiese preferido una suma PP + Vox y un desplazamiento de Cs de vuelta a la socialdemocracia, volviendo a pescar en el electorado que le hizo grande en Cataluña, el tradicional del PSC. Para forzar al PSOE a regenerarse o amenazar con instalarse ellos como opción socialdemócrata no nacionalista.

Pero en el corto plazo… ¡vete a saber! Es posible que lo primero necesario sea ir cosiendo las fracturas que se han generado en la derecha.

/***/

La lucha de colectivos

Aprovechando los avances en la inteligencia emocional, creo que podemos actualizar el concepto de lucha de clases a nuestros tiempos.

Si cualquier historia puede generar la sensación de ser víctima de una injusticia, un manipulador hábil siempre podrá inventarse una ideología emancipadora para luego liderar el colectivo a salvar. Una emociología, podríamos denominarlo:

Solo se necesita alguna característica que pueda utilizarse para colectivizar individuos, que facilite generar un prejuicio con el que agruparlos y manipularlos políticamente. No solo el nivel económico sirve para eso (lucha de clases), vale casi cualquier faceta diferenciadora:

  • sexo: machismo o feminismo
  • raza: indigenismo, racismo…
  • tendencia sexual: la lucha colectivos LGBT
  • lengua: nacionalismos
  • lugar de nacimiento: xenofobia

La lógica es siempre la misma. Utilizar algún prejuicio que sirva para separar a la gente en grupos (colectivizar) y desplegar una historia que mezcle elementos de ilusión e indignación y que permita generar algún sentimiento de superioridad.

Dando aceptación a una respuesta agresiva en su defensa, es decir, una respuesta que niega derechos a quien se oponga (incluso a quien se oponga dentro de ese mismo colectivo), de forma que de poder a sus líderes (los manipuladores).

/*/

Propongo utilizar un nuevo término para definirlo: la lucha de colectivos.

Una variante de la lucha de clases pero ahora asociada a la pura manipulación emocional. Sin apenas necesidad de justificación racional. Cualquier diferencia vale, lo importante para el manipulador político será colectivizar y enfrentar. Dará igual si un individuo sufre una discriminación real o no, lo importante será si pertenece o no a un colectivo victimizado.

No habrá derechos de las personas sino derechos de colectivos. El derecho de las mujeres, de los inmigrantes, de los LGBT, de los vascos…

/*/

Una perversión del sentimiento de justicia que hace que sea importante estar atentos a evitar la colectivización a la hora de defender derechos. Porque lo contrario es salir de Guatemala (una situación de discriminación) para caer en Guatepeor (una situación de manipulación, lo que en la práctica también implicará discriminación).

Existen derechos, como el derecho a no ser agredido, a que no se impida el acceso a vivienda o trabajo, a la libertad de expresión, a la libertad en las prácticas sexuales… y nadie puede ser discriminado negándole esos derechos por razón de su sexo, raza, orientación sexual… Esa es la realidad a defender. No hay derechos de las mujeres, hay derechos universales de los que no puede enajenar a nadie, por ejemplo a las mujeres.

Por supuesto que en la defensa de esos derechos habrá que estudiar la sociedad y se manejarán los grupos. Así podremos decir que en tal país no se respetan los derechos a las mujeres o a los homosexuales… pero siempre atentos a que esta agrupación no se convierta en colectivización. Siendo consciente de que en la defensa de un derecho en un grupo siempre se corre el riesgo de caer en manos de manipuladores colectivistas.

/***/

P.S.1: (19 enero 2020) Un video que viene al caso.

Dos consideraciones:

  • Si te colectivizan… ya no puedes tener opinión propia. ¿Todos los negros tienen que ir contra Vox? Me recuerda esa frase despectiva de la izquierda de: no hay nada más tonto que un obrero de derechas (¿es eso defensa del obrero o manipulación?)
  • Hay un conflicto de colectivizaciones. La victima real pertenece a un colectivo victimizado (negros) pero a la vez a un colectivo considerado agresor (Vox) y es insultado por una persona perteneciente al colectivo victimizado (negro). Un absurdo que lleva a algunos a considerar que ya se le pueden aplicar insultos racistas.

P.S.2: (19 enero 2020) Otro ejemplo de interés, con el feminismo frentista, fue el de Woody Allen. Acusado y arrinconado socialmente sin ninguna prueba en su contra. Solo por haber caído en el lado malo de las colectivizaciones.

O, por ejemplo, la contradicción disfuncional que aparece ante la defensa de las mujeres cuando son tratadas como colectivo victimizado si son agredidas por inmigrantes, otro colectivo victimizado: Sobre hombres, inmigrantes y agresiones a mujeres.

P.S.3: (20 enero 2020) Otro ejemplo. Hablar todo el día de las mujeres, los negros o los homosexuales es acostumbrar a diferenciarlos como colectivos. Es sembrar prejuicios en el fondo.

Se puede dar la paradoja de que quienes en vez de decir “los niños” dicen “los niños y las niñas”, no estén ayudando a que haya igualdad de derechos sino facilitando la formación de prejuicios que diferencien entre hombres y mujeres.

Generar tensión

Una idea básica de partida:
Los hijos no pertenecen a los padres.
No pertenecen al estado.
No pertenecen a los colegios.
No se pertenecen a si mismos…
El concepto de pertenencia no tiene nada que ver con los humanos, salvo en la etapa de la esclavitud.

Entonces ¿a qué viene qué Celaá, ministra de educación, diga: “no podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres”? ¿Es sólo una provocación?

/*/

Los padres tienen la principal responsabilidad sobre los menores, eso sí es una realidad en nuestra sociedad. Y habrá quienes piensen que la expresión de Celaá lo niega.

También es cierto que el estado debe garantizar en última instancia los derechos de los menores, como los de cualquier individuo. Pero eso no implica que el estado sea el responsable de su formación moral. Algo que también algunos pensarán que está sugiriendo.

Es decir, parece que Celaá ha enunciado una idea con una expresión que genera tensión, con una frase confusa. Un enunciado formalmente defendible, como sería defendible decir: “los niños no son zanahorias”, pero que sugiere cosas indefendibles, como sería un supuesto derecho de adoctrinamiento por parte del estado. Por lo tanto es un enunciado que provocará un fuerte rechazo emocional en quienes desconfíen de Celaá. Y no generará ese efecto en quienes, al confiar en el PSOE, no piensen que está sugiriendo esas posibilidades negativas.

Vamos, que parece una expresión elegida para provocar tensión. Para calentar al electorado de derechas y radicalizarlo pero sin afectar al propio electorado. Salvo por la reacción frente a esa derecha radicalizada.

/*/

Y esto es algo que no tiene sentido en un gobierno que busque ser constructivo. Sembrar tensiones es algo que hacen los políticos cuando quieren a cegar a la población, no para fomentar la colaboraboración. Cualquier político sabe que nada ciega más a la ciudadanía que las pasiones frentistas.

Y si un político necesita cegar… es que quiere hacer algo que la ciudadanía realmente no quiere. Es este caso significaría que es un mal gobierno que busca que su electorado, el afín a la izquierda, acepte lo que no desea ( por ejemplo, avanzar en la fragmentación de España de la mano de los secesionistas) porque está centrada en enfrentarse a una derecha que percibe radicalizada.

Es decir, el objetivo último es engañar a su propio electorado, el de izquierda, provocando al de derecha para que embista. Conseguir que el electorado de izquierdas cierre filas tras el gobierno mientras este avanza en la hoja de ruta secesionista.

Así que mejor no excitarnos ninguno, ni los afines a la izquierda ni los de la derecha. Un mal gobierno es negativo para todos. Y solo colaborando podremos impedir que haga demasiado daño.

Lo mejor es criticar a Celaá no por el contenido de lo dicho sino por su estrategia: por manipular provocando tensiones.

/***/

Nota: La declaración de la ministra Celaá venía a cuenta de la polémica sobre el llamado “pin parental”. Una iniciativa de Vox aplicada en la Comunidad de Murcia que básicamente consiste en que los padres deban ser consultados para autorizar o no las actividades complementarias impartidas en horario escolar. (el término pin viene de trasladar la idea del código de autorización de una transacción a la autorización de un contenido o una actividad)

Una iniciativa que normalmente agradará a quienes desconfíen más de las instituciones que de la sociedad y teman el adoctrinamiento partidista. Y que desagradará a quienes confíen más en las instituciones que en la sociedad y teman que el pin parental bloquee la educación de la sociedad. Una cuestión opinable que lleva a posturas opuestas bastante habituales entre opciones de predominio liberal (defensa del individuo) o social (búsqueda de logros colectivos).

¿Soros o soroS?

Como he comentado varias veces en el blog, yo suelo intentar evitar las teorías conspirativas de manos ocultas. Por no caer en distorsiones, en lo que coloquialmente se suele denominar conspiranoia.

Por eso baso mis teorías en hechos y actores de dominio público. En presidentes de gobierno, acuerdos políticos y comerciales, apoyos oficiales, campañas mediáticas… que luego combino a mi parecer para adivinar qué posibles estrategias e intereses hay detrás. Es decir, elaboro teorías que posteriormente voy viendo hasta que punto se ven o no confirmadas por la realidad diaria. Pero siempre intentando mantener ese vínculo con la realidad, el de evitar basarme en manos ocultas.

/*/

Viene esto a cuenta de un vídeo que anda circulando sobre Soros y que me ha llegado por varias vías. Un vídeo bastante trabajado, la verdad, da gusto verlo.

Yo no entraré en su contenido, ya he dicho que no es mi terreno de juego. Pero sí haré un par de comentarios.

Lo primero es que trata a Soros como un jugador de primer orden y eso no me casa. No dudo que pueda estar intrigando por el mundo a favor de alguna estrategia, pero no creo que Soros sea la cabeza de esa intriga. Sería, si acaso, un peón de la causa. Demasiado visible para ser el líder y demasiado pequeño frente a gobiernos.

Lo segundo, y más importante, es que me parece incoherente suponer que Soros está apoyando a EEUU y Reino Unido. Por supuesto que puede estar afincado ahí y trabajar utilizando sus recursos (empresas, medios de comunicación…) pero eso no significaría necesariamente que esté jugando del lado de esos gobiernos.

No tiene sentido considerar que Sánchez está del lado de Soros y a la vez creer que Soros es pro-EEUU. ¡Pero si Sánchez apoya todas las causas antiamericanas! En Cuba, Bolivia, Argentina, Irán… ¡Apoya hasta a Greta Thunberg! Igual que en su día Zapatero, su predecesor.

No tiene sentido decir que Soros promueve que los países de Europa se descompongan y queden sin estado efectivo dentro de la UE… y no suponer que sea por el interés de quienes aspiran a mandar en la UE: Francia y, sobre todo, Alemania.

Ver enlace: La intriga franco-alemana

/*/

¿Conclusión?

Yo no voy a entrar a valorar las teorías sobre Soros, aunque comparta que España se encuentra en una situación de alto riesgo. Y, en todo caso, Soros estaría jugando al servicio de los gobiernos de Francia y/o Alemania. Otra cosa no veo que tenga sentido.

Roca Barea como apoyo a mi enfoque

Mí teoría sobre lo que está pasando en España tiene dos patas.

Una es que el nacionalismo no es más que una distorsión cognitiva utilizada por partidos políticos para manipular emocionalmente a la población. Lo que yo llamo una emociología.

La otra es que no se puede analizar como algo puramente español. Que es imprescindible abrir el foco e incluir en el cuadro las tensiones por el control de la Unión Europea, aun en construcción, e incluso la competición entre algunos países europeos y EEUU.

Una planteamiento que apenas era un arriesgado brainstorming al inicio, pero que cada día veo más afirmado al comprobar que muy habitualmente hay tres aspectos van de la mano. Quienes apoyan uno, suelen apoyar los tres:

  • secesionismo en España
  • control franco-alemán en Europa
  • antiamericanismo en el mundo
    • Cuba-Venezuela-Argentina (castrismo-bolivarianismo-peronismo)
    • Rusia-Irán-Palestina
    • China-Corea del Norte

Solo hay que fijarse en la posición de Macron y Merkel respecto de Cuba, Irán o China, discreta pero imposible de ocultar por completo. Un apoyo más evidente si nos fijamos en Sánchez o antes en Zapatero.

El caso es que últimamente han aparecido los dos libros de María Elvira Roca Barea, Imperiofobia y leyenda negra y Fracasología que creo refuerzan este enfoque. Son dos ensayos absolutamente originales y reveladores sobre las distorsiones cognitivas que han marcado la historia política española. Magníficos en su análisis y sólidos en su apoyo en datos.

Pero no pretendo comentar la obra de Roca Barea, para eso nada mejor que leer los propios libros, sino tan solo resaltar algunos detalles que creo que apoyan mi manera de ver las cosas.

/*/

Me reafirma en que el concepto de emociología está bien orientado. La propia palabra que ella utiliza, fracasología, se adapta perfectamente a ser un caso particular de emociología: un conjunto de distorsiones cognitivas utilizadas para manipular emocionalmente a la sociedad por interés político.

Y encaja con mi consideración de los nacionalismos como una mera cuestión emociológica.

Fracasología: Nacionalismo y balcanización

El nacionalismo no tiene base racional, es solo manipulación de sentimientos. No hay negociación posible puesto que, como manipulador que es, no busca el entendimiento sino tan solo conseguir ventaja. Casa muy bien con mi enfoque en: Resumen #EmoFree de la cuestión catalana.

/*/

Me reafirma en el interés de abrir el foco e incluir en el análisis a Europa, como hago en: La intriga secesionista. E incluso las tensiones entre EEUU y Francia y Alemania: La intriga franco-alemana.

Mis teorías no parecen tan descabelladas después de leer a María Elvira.

Eso sí, ella adivina un predominio alemán, no franco-alemán. Es decir, Sánchez estaría haciendo el papel de traidor, al servicio de los gobiernos de Francia y Alemania. Pero Macron, a su vez, el de de tonto útil del gobierno alemán. Ambos jugando en contra de la ciudadanía a la que representan. Uno voluntariamente, el otro… tontamente.

/*/

Resalta la utilización de las lenguas locales como parte esencial de esta estrategia de balcanización. Algo que yo comento en: Las lenguas como doctrina.

Una idea que puede parecer obvia, pero sólo hay que recordar que El Consejo de Europa acaba de alertar sobre el retroceso en el uso de las lenguas locales en España. Recomendando apoyar aun más su uso desde las instituciones públicas ya que la ciudadanía no parece querer usarlas. Es decir, parece ciego a los problemas nacionalistas derivados y apoya el adoctrinamiento aun en contra del constatado desinterés de la gente.

O no les resulta evidente la distorsión multiculturalista asociada a priorizar unos supuestos derechos de las lenguas por delante de los derechos individuales, o, lo más probable, será que la posición del Consejo de Europa responde en esto a los intereses particulares de algunos gobiernos.

/*/

No pretendo ser exhaustivo, para eso ya están los excelentes libros de María Elvira, así que terminaré ya aprovechando un último apoyo.

Como indiqué en ¿Por qué una política de garaje?, yo arranqué mis dos blogs porque: analistas y politólogos, suelen ser partidistas. Es habitual que su esfuerzo esté más orientado a tapar y confundir que a ser veraces.

Sí, ahí también la palabra elegida por Roca Barea: desvelar, es una buena palabra.

Apartar las trabas mentales, entendidas como prejuicios católicos, progres, wasp, nacionalistas… De todos ellos intento liberarme, ya que todos son distorsiones manipuladoras.

Así que, por todo esto y más, gracias María Elvira, un placer,

/***/

Una Europa colonizada y enferma