Lo que la Guerra Civil se llevó

Imagen

Se echa de menos una película sobre la Guerra Civil del estilo de Lo que el viento se llevó. Que narre con cariño la historia de buena gente, la mayoritaria siempre en ambos bandos. Con la guerra sencillamente atravesando sus vidas, sin aprovechar para apoyar sectarismos partidistas actuales.

Algo amable y amistoso, como lo que en su día lo que fue La Vaquilla de Berlanga. Pero con más componente de relato histórico, no tanto mera comedia sobre un hecho puntual. Para que nos ayude a todos a tener un referente no sectario de la historia.

Como la serie “Cuéntame”, pero que incluya el periodo de la Guerra.

.

Un relato que incluya los hechos violentos y crueles, pero colocados en su lugar real. No como una característica general de los de izquierda, los de derecha o los nacionalistas. Las salvajadas las cometen unos pocos individuos concretos que aprovechan los conflictos para agredir e imponerse al abrigo de los bandos enfrentados. Unas personas que ya no existen, una vez pasados 80 años. El resto, la inmensa mayoría de la ciudadanía, sencillamente los sufrieron.

Algo que conviene que la sociedad tenga claro, porque siempre habrá quienes quieran revivir tiempos convulsos para hacer ellos lo mismo que entonces hicieron esos pocos salvajes: agredir y manipular con impunidad. Y también hoy serán tan solo unos pocos. El resto nos vemos manejados y arrastrados a un conflicto sin sentido.

Es importante porque sembradores de cizaña siempre los hay. Gente violenta y manipuladora que promueve el enfrentamiento para poder actuar ellos impunemente.

.

/***/

.

Y, ya de paso, ¡qué gran película hubiese hecho Berlanga del paseo que dio Sánchez a los restos de Franco por los cielos de Madrid! 🙂

¡Cómo se hubiese reído del ridículo esperpento de quienes intentar revivir odios!

Foto: Operarios introducen el féretro con los restos de Francisco Franco en el helicóptero para su traslado al cementerio de El Pardo-Mingorrubio. (Reuters)

La impresionante desnudez de Sánchez

Si repasamos algunas noticias de los últimos días:

  • El Gobierno de Sánchez manda al Rey a Cuba, mostrando apoyo al eje Cuba-Venezuela mientras éste está en plena injerencia por toda Iberoamérica.
  • Muestras de simpatía hacia el peronismo en Argentina e incluso se sugiere que el Rey aproveche para visitar también al nuevo presidente.
  • Narración por parte de RTVE del fraude electoral de Evo Morales en Bolivia desde el punto de vista bolivariano.

Si añadimos las muchas colaboraciones con el nacionalismo:

  • Alianza en todas las CC.AA. y municipios en los que han podido.
  • Planteamiento de un federalismo de nación de naciones. Es decir, de una España confederal.
  • Apoyo a la rebaja de penas, indultos, traspaso de los presos a cárceles controladas por los nacionalistas, permisividad…
  • Propuesta de traspaso de más competencias y de retirar la Guardia Civil.
  • Erosión de la figura del Rey al hacerle participar en sus acercamientos a la dictadura cubana.
  • Puesta de actualidad del franquismo, como exigían 7 de los 21 puntos de Torra.

Y alguna cosilla más de corte antiamericano, como el repentino protagonismo español en la cumbre del clima, con Greta anti-Trump como estrella invitada, o la oposición de España al bloqueo a Irán con la retirada de la fragata Méndez Núñez como elemento icónico…

No puedo menos que resaltar una coincidencia de todos estos actos. Todos parecen alineados con la línea que siguen Macron y Merkel, tendentes a apoyar un predominio franco-alemán en Europa y la posición a EE.UU. en el mundo. Y son, además, actos curiosamente similares a otros que en su día desplegó Zapatero, en la etapa de Chirac-Schröder.

Zapatero sentado al paso de la bandera de USA.

Conste que no hablo de manos ocultas. De Soros, Club Bilderberg… y demás. Tan solo ordeno los hechos incuestionables, de actualidad, para luego valorar cuál podría ser la estrategia subyacente. No se necesita ni una teoría conspiratoria ni un sesudo análisis académico para reconocer la figura que aparece al unir todos estos puntos. Basta la mirada inocente del niño del cuento de El traje nuevo del emperador para ver que Sánchez está desnudo.

Ninguno de estos actos mejora la vida de los españoles ni defiende las libertades y la democracia en España o en el mundo. Así que, si acaso, parecería que nuestro presidente estuviese pagando apoyos personales. Y el precedente de Zapatero lo resalta aun más esta imagen.

.

Nota corolario: no descartaría que Sánchez esté ya quemado. Falló en su estrategia de nuevas elecciones (10N) y ha quedado tan al desnudo que dudo que pudiese ampliar su base electoral o desarrollar la hoja de ruta nacionalista de tapadillo, sin que se genere una fuerte oposición. Tiene muy poco que ofrecer ya a quienes le apoyaron en su día.

10-N, podía haber sido peor.
https://politicadegaraje.blog/2019/11/11/10-n-podia-haber-sido-peor/

.

/***/

.

P.S. 1 (13 nov 2019) Sánchez, consciente de su desnudez, ha ofrecido un pacto de gobierno a Podemos. Para cubrirse rápido con un manto de poder, antes de que le echen. Una alianza que precisará el apoyo explícito o tácito de los nacionalistas.

No es probable que aparezca alguien en el PSOE capaz de frenarlo. El PSOE, como organización capaz de impedir que alguien perverso se haga con el poder, murió al caer el Comité Federal. Con Zapatero vieron el peligro, claramente no supieron establecer los controles necesarios para que no se repitiese.

Imagen copidada de tuwtter. Ignoro quien es el autor.

10-N, podía haber sido peor.

Las elecciones del 10 de noviembre fueron una apuesta del grupo de Sánchez. Buscaban tener las manos libres para desplegar la estrategia clásica del PSC: apoyar el nacionalismo (avanzar en la nación de naciones) pero sin que se note, pretendiendo que no se actúa de la mano de Podemos y nacionalistas.

Afortunadamente no le ha salido bien su plebiscito. Nadie que no votase ya antes al PSOE se ha apuntado a su oferta. Sánchez vive de quienes votan al PSOE porque son sus colores, pero no ha convencido a los españoles con su trampa de que hay que alimentar a los nacionalismos para que no crezcan.

Sí, visto así es un mensaje absurdo salvo para quienes estén dispuestos a creerse cualquier cosa de los de su bando. Y creo que así se ha visto por la sociedad.

Y puesto que Podemos y nacionalistas tampoco han crecido, por ahí se ha conjurado un riesgo importante. El de una sociedad mayoritariamente abducida por un discurso autodestructivo. España no se ha creído la milonga de que hay que ser anti-español para ser buen español.

Resumen de la intriga nacionalista en España
https://politicadegaraje.blog/2019/11/02/resumen-de-la-intriga-nacionalista-en-espana/

.

Por el otro lado, el que quienes se oponían a Sánchez, cada vez se es más conscientemente de lo que supone el Plan Sánchez de las naciones confederadas. Digamos que la secuencia empieza a ser repetitiva, se les ve el plumero:

  • Plan Ibarretxe (finalizado con un todos contra el PP, Tinell)
  • Estatuto catalán (Cataluña nación promovido por el PSOE, Zapatero)
  • Procés (finalizado con un todos contra el PP, moción de censura)
  • Nación de naciones (división confederal de España promovida por el PSOE, Sánchez)

Cs, ha caído. Probablemente por haberse quedado sin sitio, sin función para la sociedad. Nació para algo realmente importante, liberar al electorado de izquierdas del nacionalismo obligatorio, como lo llamaba ¡Basta Ya!. Ser una opción de izquierda no nacionalista y no sectaria. Una izquierda no populista, que evitase el filonacionalismo, el antifranquismo, feminismo de bandos… Pero se dejó tentar por la fantasía de sustituir al PP. Y ahí tan solo divide el voto de quienes se enfrentan a la hoja de ruta nacionalista, sin ayudar a quitar prejuicios a la izquierda. Se ha quedado sin función.

El PP ha afinado su estrategia y mensaje. Firmeza sin populismo. Se ha colocado a la perfección con el tándem Casado – Cayetana – Alejandro Fernández. Gracias a ello crece y vuelve a ser el gran referente de gobierno. Un partido de derechas firme y no sectario. Que es capaz de denunciar el populismo de nacionalistas e izquierda sin promover ellos mismos un populismo. Es muy importante que haya crecido. Da esperanzas para el futuro.

Vox ha crecido también. Y es normal, tiene una función, la denuncia de los prejuicios del nacionalismo y la izquierda sectaria. Acabar con los inopinables (afortunado término que tengo que agradecer un amigo, para referirse a los temas en los que la corrección política impide tratar) . Vox es hoy el enfant terrible que dice sin pelos en la lengua que al nacionalismo hay que combatirlo, no alimentarlo. Que el feminismo no puede ser sectario, con leyes que discriminen entre hombres y mujeres, Que atender al cambio climático es una cosa y los akelarres con Greta anti-Trump otra cosa muy distinta. Que es indignante que ante el ataque que está sufriendo toda Iberoamérica, Europa y España se sitúen en el apoyo al eje Cuba-Venezuela por tacticismo anti-EEUU. Que… Sí, hay mucha prejuicio que quitarse de encima y Vox tenía una función. Así que bien que haya crecido.

Pero, no olvidemos: Vox no es un partido saludable para gobernar. Vox es el equivalente al PSOE de la Transición. Saludable para librarse del franquismo pero malo para dirigir España ya que es a su vez sectario, populista. Vox es populismo de derechas como el PSOE lo es de izquierdas. Vox quiere acabar con la Constitución quitando las autonomías como el PSOE quiere acabar con ella montando naciones confederadas.

.

Así que el resultado ha sido malo pero no tanto. No se ha derrotado al PSOE de desenterrar a Franco (enfrentar) y la nación de naciones (dividir). pero tampoco ha ganado.

¿El futuro? A Sánchez solo le queda Frankenstein como opción. Su plan de siempre, para eso le auparon frente a Díaz como a Zapatero frente a Bono, pero ahora con el disimulo más difícil que antes.

Solo espero que Cs no se equivoque, Que no le facilite a Sánchez en última instancia llegar al poder sin que queden al aire sus apoyos reales. Lo de Navarra, Baleares, Comunidad Valenciana… pero aplicado al Gobierno de España. Sin que quede claro que con Sánchez el PSOE sigue en Tinell.

Frankenstein de las naciones confederadas es mala cosa. Pero Frankenstein de las naciones confederadas disfrazado de Mr. Hide es aun peor.

Resultado de imagen de mister hyde

.

/***/

.

Nota, algunas ideas importantes relacionadas:

  • Que se pueda formar gobierno es importante, qué duda cabe. Pero es lo segundo más importante. Lo primero es no formar un mal gobierno. No facilitar el avance en la hoja de ruta nacionalista, ya que es autodestructiva para los españoles.
  • La solución al problema parlamentario con los nacionalismos no es encontrar otro partido que haga de bisagra (Cs por ejemplo) para evitar que lo sean los nacionalistas. Eso, con nuestro sistema electoral de circunscripciones, es un sinsentido. La solución no es que aparezca otra bisagra, es que aparezca otra izquierda. Que no estemos siempre oscilando entre un gobierno frágil del PP y otro del PSOE filonacionalista.
  • Imagino que el futuro de Cs es su disolución. Que parte se vaya al PP y parte a formar una alternativa de izquierda no nacionalista ni sectaria. Hay gente muy valiosa en Cs y mucha necesidad de ambas cosas: un PP fuerte y una alternativa saludable para el electorado de izquierdas.
  • No debemos olvidar el precedente del País Vasco. Apoyar al PSOE filonacionalista (a Patxi López) es un error grave. Si quienes se enfrentan al nacionalismo apoyan a un PSOE filonacionalista en la práctica alimentarán el dominio nacionalista y destruirán la resistencia al nacionalismo. Por eso es un error gravísimo apoyar a Sánchez, porque sería lo mismo.
  • Si Sánchez tiene una intención previa de colaborar con los nacionalistas, y ésta se ve en sus pactos en las CC.AA., su propuesta de nación de naciones, las iniciativas de traspasar más competencias, las sugerencias sobre la conveniencia de los indultos… entonces se da una paradoja. El apoyo de los partidos no nacionalistas a su investidura le facilitaría esta colaboración, ya que fácilmente podría disfrazar cada entrega a los nacionalistas de altruista búsqueda de la convivencia, como suele hacer el PSC. Sin embargo, si no le apoyan, cualquier colaboración con el nacionalismo le resultará más difícil, ya que será vista como un pago para conseguir un objetivo personal y de partido. Por eso, analizar la intención de partida de Sánchez es esencial para tomar una buena decisión… y no apoyarle. Sin un apoyo gratuito, Sánchez no podrá ser a la vez Frankenstein y Mr Hide. Que es lo que buscaba con la repetición de elecciones. Intentaba mejorar sus números para poder gobernar colaborando con el nacionalismo pero sin precisar su apoyo explícito para no quedar en evidencia.

(iré añadiendo alguno más si se me ocurren)

La derecha que ataca al PP… Dios ciega a quienes quiere perder

Leo a Stanley G. Payne en La Razón:

No hay en el PP, ni en el PSOE, son partidos sin inteligencia política. No hay patriotismo político, solo de partido. España está inmersa en la mayor crisis contemporánea de la era democrática, la más intensa. El problema es que ni el PP ni el PSOE podrán resolver la crisis del sistema. Son responsables de la misma.

https://www.larazon.es/amp/cultura/stanley-g-payne-oponerse-a-la-ley-de-memoria-historica-es-un-deber-moral-NF25578885?fbclid=IwAR2wvKcKvcJVYOG7YXffSi6q73Tb9iYwI6gqluTksNkQeGefVRlYFAE46jc&__twitter_impression=true

Un error elemental ya que, como indico en la entrada anterior, el problema no es el PP. Es que no hay un PP en la izquierda. Y no hay manera de avanzar sin un partido de izquierda no nacionalista.

Ya que, cuando gobierna el PP montan planes destructivos (Plan Ibarretxe con Aznar y Procés con Rajoy) que acaban en un todos contra el PP. Tinell en un caso, moción de censura en el otro.

Ese es el problema. No hay que caer en el derrotismo de considerar que puesto que no se avanza con el PP es que el PP es el problema. El problema es la colaboración de izquierda y nacionalismo contra el PP. ¡No el PP!

No hay nada más autodestructivo que equiparar a quien nos defiende (PP) con quien nos ataca (PSOE y nacionalistas). Lo que habrá es que apoyar y ayudar a mejorar al PP, no acabar con él y ya de paso blanquear al PSOE.

El mayor error de quienes rechazan el nacionalismo
https://politicadegaraje.blog/2019/02/23/el-mayor-error-de-quienes-rechazan-el-nacionalismo/

.

/***/

.

Otro ejemplo de error en la derecha. Una respuesta que me han dado a un tuit en el que enlazaba la entrada anterior, la de que el PP es el gran partido español, el partido bueno.

El PP sería un gran partido sin fariseos como Feijoo y Alonso o Rajoys…

¿Cuál es el error ahí?

Que de nuevo se olvida el origen del problema, que no es el PP sino que no haya un PP a la izquierda. Un partido no sectario en la izquierda, no autodestructivo, que no aproveche el nacionalismo contra la derecha.

A unos les puede gustar más Alonso, a mí me gusta más Alejandro Fernández. Pero no debe llevarnos a descalificar al PP en su totalidad.

Es cierto que ahí hay algo importante que cambiar respecto del tratamiento de las lenguas locales (Feijoo). Hay que defender la libertad lingüística real y eso incluye que dejen de estar promocionadas desde el Estado. Una cosa es facilitar, otra promocionar. Y no se debe promocionar lo que se está utilizando como herramienta ideológica partidista, como elemento identitario enfrentado a lo español.

Si Feijoo no está acertado en Galicia, no se le vota en Galicia. Si Alonso no lleva la línea que uno quiere, no se le vota a él, pero sí a quienes en el PP vasco lleven una línea que nos guste.

Hay que tener cuidado con el perfeccionismo. Con el rechazo global ante defectos puntuales. Si se ataca de manera global al mejor partido nacional, el PP, por una faceta del PP gallego o una persona del PP vasco, es probable que acabemos con España, no con la faceta que consideramos equivocada.

Esencialismo, la distorsión de la derecha
http://pajobvios.blogspot.fr/2017/11/esencialismo-la-distorsion-de-la-derecha.html

Y la situación empieza a ser lo suficientemente grave como para que colaboremos entre quienes no queremos que España se descomponga mediante la promoción de prejuicios frentistas (lo que María Elvira Roca Barea llamaría “Fracasología”)

El PP no es un enemigo. Y la mayoría del electorado de izquierdas tampoco. El problema está en quienes siembran prejuicios que enfrentan a los españoles (Franco, lenguas como identidad…) y en quienes promueven avances nacionalistas (nación de naciones, pactos que aúpan al nacionalismo…).

Y la solución vendrá por apoyar al PP y fomentar la aparición de un partido como el PP en la izquierda. No atacando al PP y fomentando partidos sectarios en la derecha que faciliten a los Sánchez/Zapatero la radicalización del electorado de izquierdas.

Creo que Vox tiene una buena función, ayudando con su descaro a romper los tabúes correctos de nacionalistas e izquierda sectaria. Pero no puede ser el referente de la derecha ya que es asimismo un partido frentista. Del otro bando, pero igual de manipulador (si el PSOE ataca la Constitución con su propuesta confederal de naciones, Vox hace algo similar atacando la Constitución con su propuesta de eliminar las Autonomías. Si el PSOE usa un problema real, como es la violencia contra las mujeres, para hacer sectarismo, Vox hace algo similar con otro problema real, el de la inmigración ilegal).

Lo dicho. El PP no es el problema, es la solución. Necesitamos un PP fuerte en la derecha, para que nos proteja, y que aparezca otro PP en la izquierda.

El PP, el buen partido
https://politicadegaraje.blog/2019/11/09/el-pp-el-gran-partido-espanol/

El PP, el buen partido

Vídeo de El Nacional.cat (nota: sí, debería poner embestida)

A día de hoy, en España, hay dos grandes ideologías manipuladoras (emociologías): la nacionalista y la de izquierda sectaria. Ambas imponiendo en la vida pública su canon de corrección política.

Los nacionalismos marcando qué es ser un buen catalán, vasco… la izquierda sectaria marcando qué es ser progresista, feminista, lgtb, no-xenófobo, climáticamente sensible…

Ambas son opciones altamente manipuladoras. Quienes lideran estos movimientos emociológicos, es decir, los partidos y medios de comunicación de bando, impiden la discusión abierta sobre los temas que controlan y otorgan carnets de buenos y malos.

Una asignación de papeles que les permite tener las manos libres para actuar sin perder apoyo electoral y a la vez maniatar a sus contrincantes:

  • El nacionalismo vasco puede matar a 858 personas y sin embargo acusar a las víctimas de ser insensibles al dolor ajeno, de no buscar la paz e incluso de ser agresivos por buscar la cobertura de los cuerpos de seguridad. Solo podrá ser considerado pacifista quien apoye los objetivos nacionalistas.
  • El nacionalismo catalán, a su manera, hace lo mismo. Impone el catalán mientras acusa a quien se resista de querer imponer el español. Se salta las leyes democráticas al grito de que quien exija se se respeten es antidemocrático. Y, asombrosamente, una gran parte importante del electorado se lo cree. Eso es dominar una sociedad.
  • La izquierda sectaria ha desenterrado a Franco para traerlo a una actualidad en la que nadie lo reivindicaba y acusa a sus contrincantes de franquistas. Niega el carnet de feminista a partidos con un enorme número de mujeres entre sus puestos de máximo nivel y no le tiembla la voz a la hora de llamar homófobo al PP, aunque uno de sus portavoces sea pionero en el uso del matrimonio homosexual. ¿Qué importa la realidad? Los carnets los entrega la izquierda. La izquierda política y la mediática. Y, una vez aceptado que ellos son los únicos buenos, pueden pactar con los nacionalistas, arruinar la economía y el empleo… nada tiene excesivo coste, porque no hay contrincante aceptable al que su electorado pueda recurrir.

Fuera de ese entorno de nacionalismo e izquierda sectaria, quedan tres grandes partidos: Cs, el PP y Vox.

Vox, como indico en la entrada anterior, es también un partido altamente manipulador. Que no pretende tanto liberarnos de la corrección política como marcar ellos la pauta de qué se puede decir y qué no.

Es cierto que combate las dos principales emociologías actuales y que estratégicamente parece estar del lado de una España que perdure y que no sea manejada desde el exterior. Que no haga seguidismo de la propaganda franco-alemana como si fuese un gobierno marioneta.

Pero obliga a tragar con un discurso que impone carnets y exige adhesiones ciegas, no muy distinto a lo que hacen nacionalistas e izquierda sectaria. Es decir, despliega una política de derecha sectaria. Y no tengo claro que no nos llevase a ser una España políticamente disfuncional, al modo de Italia. Como dice el aforismo: Dios ciega a quien quiere perder. Y las emociologías, al promover adhesiones emocionales incuestionadas, ciegan la razón.

El PP es el gran partido de hoy día. Un partido que defiende la pluralidad en vez manipulación. Un partido que, como vemos en el video de portada, entiende:

  • Cuál es el valor a defender: la libertad de pensamiento, el pluralismo frente a la manipulación.
  • Qué partidos son los que la atacan hoy día: nacionalistas e izquierda sectaria (PSOE y Podemos)
  • La importancia de denunciar a los medios de comunicación como agentes de manipulación. La necesidad de un entorno mediático saludable.

Yo diría que tan solo le falta reconocer, o al menos enunciar abiertamente, la cuestión estratégica. Cómo encajan estas emociologías en los equilibrios de poder en Europa y el mundo. No estaremos más protegidos por no nombrar la bicha, sino todo lo contrario me temo.

Y nos queda Cs. Quién, junto con UPyD, fue por un momento la gran esperanza para España.

Un país no puede ser estable sin al menos una pareja de partidos constructivos que puedan gobernar. Al PP, partido no manipulador de derechas, le debe acompañar un partido no manipulador de izquierda para poder conseguir una estabilidad. Si no, ocurre lo que hemos visto hasta hoy. Que a Aznar le montan un Plan Ibarretxe que se cierra con el Pacto de Tinell y a Rajoy le montan un Procés que se cierra con la Moción de Censura (sí, en mayúsculas, como un hito en la historia de España). Todos contra el PP.

UPyD y Cs nacieron de la izquierda que rechazaba el nacionalismo. Y fueron por un momento la esperanza de que se consolidase en España una opción real de representación para la izquierda no sectaria, que por otro lado creo que es lo mayoritario entre la ciudadanía (casi toda la gente de izquierdas que conozco no es sectaria) Pero se estropeó. Se utilizó a Cs para acabar con UPyD y luego se reorientó para que intentase sustituir al PP en vez de regenerar la izquierda. Una pena. Ha dejado a Cs sin hueco político real y a España coja.

.

Así que no tengo duda. A día de hoy, el partido a partir del cual se puede recuperar una España plural, estable e internacionalmente independiente, es el PP. Que necesitará, cuando gobierne, recomponer el entorno mediático para que pueda crecer un partido de izquierda no sectaria. Algo inviable a día de hoy, tal es dominio que tiene la izquierda sectaria del entorno mediático de izquierdas. Pero absolutamente necesario para conseguir una España que valga la pena. Una España en la que la política no consista en separar a la ciudadanía en bandos a los que se enfrenta en beneficio del unos partidos manipuladores, sino que esté al servicio de los ciudadanos. Tenemos al PP, nos falta un equivalente a la izquierda.

.

/***/

.

Nota: inicialmente titulé este artículo: “El PP, es el gran partido español”. Pero creo que es más interesante resaltar que es el buen partido español. El único que realmente defiende la prosperidad y la convivencia frente a la manipulación interesada y autodestructiva.

Imagen para copiar/pegar en las redes sociales:

¿Por qué no voto a Vox?

Hay quienes me preguntan qué veo de malo en Vox si yo rechazo las presiones de la corrección política y de los nacionalismos y ellos también. Si los de Vox son incluso quienes más enérgicamente las rechazan.

Creo que el siguiente tuit de Vox puede servir para explicarme. Lo hago porque no creo que Vox vaya contra la corrección que impide hablar de temas. Creo que intentan ser ellos quienes impongan qué se puede decir y qué no:

De la misma forma, Vox no va contra el populismo, sino contra el populismo de izquierda y nacionalista. Pero ellos mismos son populistas.

Emociologías, las ideologías de los sentimientos
http://pajobvios.blogspot.fr/2018/04/emociologias-las-ideologias-de-los.html

Actualmente se ve su discurso, emocionalmente agresivo, se percibe como la respuesta a una agresión. Y de ahí que muchos lo acepten. Pero a medio plazo acabará siendo tan negativo como el original.

No olvidemos que la presión correcta que hoy reprochamos a la izquierda y los nacionalistas se acepto en la Transición como respuesta al franquismo imperante. Es decir, se aceptó su agresividad porque era respuesta a una previa, a la corrección franquista. El mismo mecanismo que ahora.

El juego de devolver golpe por golpe no funciona a medio plazo. No resuelve. Así que convendría buscar un nuevo tipo de respuesta. Y creo que el PP de Casado, Cayetana Álvarez de Toledo, o Alejandro Fernández, lo cumple. Una respuesta asertiva. Con una firmeza que no cede a las presiones, acompañado de una denuncia de la manipulación que suponen (reestructuración cognitiva). Y todo sin agresividad.

Podríamos decir que igual que critico la imposición de las lenguas locales, sin ceder a presiones nacionalistas (no odio por ello a Cataluña o País Vasco), igual que critico el feminismo frentista, sin ceder a las presiones de la izquierda (eso no me vuelve machista), critico las presiones de Vox (y no por ello soy derechita cobarde).

En realidad, si apartamos demonizaciones varias, Vox hoy no es muy distinto del PSOE que vino con la Transición. Para lo bueno (rechazo claro al franquismo/nacionalismo/corrección izquierdas) y para lo malo (discurso populista que demoniza a los contrarios)

¿Ilegalizar partidos? ¿Han olvidado PP y Cs cuál es su función?

Foto:

La Asamblea de Madrid ha aprobado una Proposición no de ley propuesta por VOX y apoyada por PP y Cs en la que se insta al Gobierno a la ilegalización de los partidos separatistas que atenten contra la unidad de la nación.

Un error a mi modo de ver. Es una propuesta de corte populista. De trazo grueso y frentista, que no tiene sentido en partidos como PP o Cs. Muestra una peligrosa falta de criterio en estos partidos.

Por argumentarlo mediante la reducción al absurdo: ¿qué opondrán cuando el PSOE, a propuesta de Podemos y los nacionalistas, pretenda ilegalizar a PP, Cs y Vox por homófobos, machistas, franquistas o lo que se les ocurra?

Ilegalizar a un partido es algo muy serio. Es dejar sin representación a miles de personas. Y puede tener un sentido cuando se lleva a cabo por la Justicia, como en el caso de la ilegalización de Herri Batasuna. Pero es una locura incorporarlo a la lucha entre partidos políticos.

Puedo entender que lo proponga Vox, a quien considero un partido populista y por eso no le voto a pesar de que me guste que se enfrente a lo políticamente correcto.

Pero me parece un enorme error que lo secunden PP y Cs. La manera de enfrentar los populismos es denunciar lo que hacen mal, no hacer seguidismo de sus propuestas frentistas.

Ojalá PP y Cs se desmarquen en esto de sus sucursales en la Comunidad de Madrid. Ese no es el camino. Se debe ser firme contra la hoja de ruta nacionalista de PSOE-Podemos-Nacionalista sin caer en los mismos vicios que ellos. Sin alimentar populismos frentistas. Ese es el gran valor de PP y Cs, ser una referencia frente a los populismos, es importante que alguien lo defienda.

Es razonable colaborar con Vox en los objetivos comunes, pero es una locura irresponsable hacer seguidismo de sus propuestas populistas.

/***/

Nota: Me comenta Antonio Hill@Nihilist_Chiken: Si un partido declara la independencia de forma unilateral debería de ser ilegalizado, a través de un cambio en la Constitución. Ese es el límite que otos países europeos tienen en su Constitución.

Respondo: Todo se puede llegar a hacer de forma razonable. Modificaciones legales planteando casos muy concretos, con intervención de la Justicia… Pero a día de hoy eso es inviable. Tendría que apoyarlo el PSOE. A día de hoy es una fantasía que tan solo alimenta el enfrentamiento y hace parecer timoratas las muchas medidas posibles. Un clásico del populismo.

Populismo no es un qué, es un como. Es manipular con indignación y fantasía
https://twitter.com/BrainstormCarlo/status/981503230000680960

.

/***/

.