Por qué nos lleva Sánchez a nuevas elecciones

Vayan de antemano una confesión y una evidencia.

La confesión es que yo creí que Sánchez formaría gobierno con Podemos y nacionalistas, para evitar el riesgo que siempre suponen unas nuevas elecciones.

La evidencia es que las convoca porque ve que con el poder que le proporciona disponer de las instituciones del Estado y el alineamiento a su favor de la mayoría de los medios de comunicación, ese riesgo parece ser mínimo. Es más, las encuestas le dicen que lo más probable es que mejore su posición.

Pasemos al análisis general.

La estrategia de Sánchez, la que le permitió llegar al liderazgo del PSOE con el apoyo de PSC, es la que sigue el PSOE en País Vasco y Cataluña desde hace ya décadas: buscar los mismos objetivos que los nacionalistas pero ofreciendo una cara más amable.
Algo así como hacer de poli bueno, dialogante, que siempre propone un punto intermedio entre las exigencias nacionalistas y la realidad actual. Un Estatuto que declara nación a Cataluña, la nación de naciones, continuar la transferencia de competencias… la clásica función del poli bueno de las películas, que busca lo mismo que el poli malo pero bajo la apariencia de un ofrecer un aparentemente conciliador mal menor.

Esta estrategia tiene hoy día dos líneas de acción fundamentales, aparte de los avances prácticos en competencias:

1- Lavado de imagen en las zonas con nacionalismo afianzado. Se trata de dar aceptación social y apariencia de normalidad a Bildu, que viene del terrorismo, y a ERC, que viene de un intento de golpe de estado. Ambos delitos extremadamente graves que se intentan tapar con unos distorsionados “peor fue Franco” o “peor es Vox”.

2- Extensión del nacionalismo a otros territorios: Navarra, Comunidad Valenciana, Baleares… ¡incluso van sembrando la semilla en Asturias!

Esto explica claramente por qué ni PP ni Cs podían apoyar a Sánchez, ni Sánchez aceptar las condiciones de último momento de Cs:

  • PP y Cs no pueden apoyar dar estabilidad a quien ya está desplegando una estrategia que busca desestabilizar España y avanzar hacia la desmembración. No es que se tema que lo haga, es que ya lo está haciendo.
  • Sánchez no puede aceptar unas condiciones opuestas a sus dos objetivos principales y que le enfrentarían a sus aliados. Que impide la extensión del nacionalismo a Navarra y el lavado de imagen de ERC (indultos…)

Solo quedaría analizar por qué tampoco ha querido formar gobierno con Podemos y nacionalistas.

Creo que para entenderlo hay que recordar el gobierno tripartito en Cataluña. Una etapa convulsa en la que el PSC era manejado por sus socios como un muñeco de trapo. Imagino que Sánchez es consciente de que ese es el punto débil de su estrategia. Que le fuercen a ir más rápido y menos discretamente de lo que el PSOE ve viable. E intenta reforzarse lo máximo posible. Buscando que, al menos, su gobierno solo dependa directamente de los escaños de unos, Podemos o los nacionalistas. No de ambos a la vez como ahora.

Sánchez, en misa o repicando

Sánchez tiene básicamente dos opciones de gobierno.

Una es ir de la mano de Podemos y los nacionalistas. Colaborando con ellos en extender el adoctrinamiento lingüístico, promover el supuesto derecho a decidir, ser permisivo con las ilegalidades (indultos, neutralidad del espacio público, símbolos, lengua…), tachar a quien se oponga de franquista… En general, seguir avanzando hacia el fraccionamiento de España a través de la nación de naciones confederal como paso intermedio. Mas o menos lo que hizo Zapatero.

La otra es acercarse a Ciudadanos y PP. Aprovechar que es el partido más votado y convertirse en el defensor de la gobernabilidad. Pidiendo el apoyo como muestra de responsabilidad. Más o menos lo que intentó Rajoy, con éxito hasta la moción de censura.

Lo que no tiene ningún sentido es que el PSOE apoye el nacionalismo en Cataluña y País Vasco y favorezca su extensión a Navarra, Baleares, Comunidad Valenciana… y a la vez exija a PP y Cs su apoyo para no tener que aliarse también con el nacionalismo en el Parlamento español. Eso no es una propuesta, es una amenaza.

Por ponerlo con un ejemplo. Una cosa es proponer matrimonio a partir de un objetivo compartido. Y otra exigir sexo bajo amenaza de que si no será peor y mientras ya se está propasando. Lo uno es una propuesta constructiva de colaboración, lo otro una forma de manipulación.

Así que entiendo que las posibilidades de Sánchez son:

  • Destructiva: apoyarse explícita o implícitamente en Podemos y los secesionistas. Por voto o abstención. Sería la confirmación de que opta por cumplir con el papel de Caballo de Troya del nacionalismo.
  • Pervertida: conseguir el apoyo de Cs o PP mientras promociona el nacionalismo. Esta entiendo que sería la opción más dañina. Ya que no solo se avanzaría hacia la descomposición nacional sino que además todos los partidos se verían involucrados en ese avance, como si no hubiese otra opción. Como quien acepta casarse con una pareja a pesar de que sabe que le manipula, algo que siempre evoluciona a peor.
  • Constructiva: conseguir el apoyo de Cs o PP tras demostrar que renuncia a apoyar al nacionalismo en las distintas Comunidades Autónomas. Es la opción ideal pero parece difícil que Sánchez pueda seguirla, ya que sus apoyos en el partido son mayoritariamente de las CC.AA. con PSOE filonacionalista (PSC, PSE…)
  • Tacticista: no definirse por ninguna de las opciones anteriores y confiar en mejorar sus números en unas nuevas elecciones. Algo que no resolvería el dilema, no parece posible que consiguiese una mayoría absoluta, pero que podría darle una posición de mayor fuerza negociadora.

Si Sánchez opta por la vía destructiva, al menos tendrá una oposición enfrente que mostrará que el rey está desnudo. Que no es leal a quienes le votaron.

Sí Sánchez opta por la vía constructiva, lo que parece difícil, no habría problema que resolver. Todo estaría bien.

Lo peor sería que le permitiesen estar en misa y repicando. Apoyando al nacionalismo y al mismo tiempo arrogándose el papel de defensor frente al nacionalismo. Pervirtiendo los mensajes y confundiendo a la sociedad (conveniencia de aceptar un diálogo no leal, necesidad de ser permisivo para apaciguar, transferencia de más competencias como muestra de buena voluntad de quien es víctima…), el papel tradicional del PSC, de manipulador social en favor del nacionalismo. Esto sí que sería destructivo.

/***/

Nota: Se habla de la posibilidad de que UPN apoyase a Sánchez a cambio de que el PSN no obstaculice un gobierno constitucionalista en Navarra. Creo que esta oferta es un error. Que el tema es demasiado serio para alcanzar acuerdos puntuales que validen a Sánchez sin garantizar que este no colabora con la deriva nacionalista. Se estaría dando aceptación a quien en la práctica luego jugaría en contra. Y, no lo olvidemos, una vez presidente, no habría forma de conseguir una mayoría para una moción de censura.

Sería una forma de facilitar en la practica la salida pervertida. Y la única fuerza de los constitucionalistas es que son más (la mayoría de los votantes del PSOE no son filonacionalistas) y tienen un objetivo sincero. Si se facilita que Sánchez engañe a la sociedad, se estará cubriendo el único flanco débil de quienes buscan trocear España.

/***/

Cordones sanitarios

Antes que nada, me gustaría dejar claro que considero que los cordones sanitarios no tienen ningún sentido. Cuando un partido es inaceptable por antidemocrático, como lo era HB al ser parte del entramado terrorista de ETA, lo que procede es ilegalizarlo. Con la seriedad y garantías que aportan las leyes y el mundo judicial. No aplicar de forma arbitraria una estrategia de exclusión.

Los cordones sanitarios acaban siendo una forma facilitar el arrinconamiento de parte de la sociedad. Justo lo contrario de lo que se pretende con la democracia, un sistema basado en la defensa de los derechos de las minorías. Incluido el derecho a la participación política en igualdad de condiciones.

Y se aplican, sin ninguna garantía de imparcialidad, por los propios partidos políticos y sus medios de comunicación afines. Primero se estigmatiza al partido a arrinconar (medios) y luego se le excluye (partidos). Cualquier cosa menos un mecanismo con garantías.

/***/

¿Cómo hemos llegado a dar por buenos los cordones sanitarios?

Un poco de historia. El origen probablemente está en Herri Batasuna. Un partido con claros vínculos con ETA que debió ser ilegalizado mucho antes de 2003.

La permisividad del Estado con HB a lo largo de décadas facilitó que el PNV también se atreviese a establecer una colaboración directa con el grupo criminal.

El retorno de ETA a la violencia terrorista, tras el cese temporal anunciado en septiembre de 1998, ha puesto dramáticamente en evidencia la situación en el País Vasco. Con ello, ha quedado también de manifiesto el fracaso de la estrategia promovida por el PNV y por EA, que abandonaron el Pacto de Ajuria Enea para, de acuerdo con ETA y EH, poner un precio político al abandono de la violencia. Ese precio consistía en la imposición de la autodeterminación para llegar a la independencia del País Vasco.” (Extracto del preámbulo del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo)

Algo que Zapatero aprovechó para proponer el Pacto por las libertades:

En 2000, y después de varios atentados por parte de la organización terrorista vasca ETA, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero propuso el «Pacto de las Libertades y contra el Terrorismo». Al principio, algunos dirigentes del PP, como Mariano Rajoy, se opusieron a la oferta de Zapatero, pero el acuerdo se firmó finalmente en diciembre de 2000. ” (https://es.wikipedia.org/wiki/Acuerdo_por_las_Libertades_y_contra_el_Terrorismo)

En el que incluyó una primera versión de los cordones sanitarios:

la ruptura del Pacto de Estella y el abandono de sus organismos constituye, para el Partido Popular y el Partido Socialista, un requisito imprescindible para alcanzar cualquier acuerdo político o pacto institucional con el Partido Nacionalista Vasco y Eusko Alkartasuna” (http://www.mir.es/DGRIS/Documentos_Informativos/Documentos_informativos/DocInf06.htm)

Que luego el propio PSOE de Zapatero, a través del PSC, trasmutó en cordón sanitario para la exclusión del PP con el Pacto de Tinell:

“El Acuerdo para un Gobierno catalanista y de izquierdas en la Generalidad de Cataluña, más conocido como Pacto del Tinell por haber sido firmado en el Salón del Tinell, en Barcelona, fue suscrito el 14 de diciembre de 2003 por el Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) e Iniciativa per Catalunya Verds – Esquerra Unida i Alternativa (ICV-EUiA) con la intención de acceder al Gobierno de Cataluña….
En un anexo, se incluía una cláusula que excluía la posibilidad de cualquier pacto de gobierno o establecer acuerdos de legislatura con el PP, tanto en la Generalidad como en las instituciones de ámbito estatal.” (https://es.wikipedia.org/wiki/Pacto_del_Tinell)

Es decir, Zapatero aprovechó la voluntad de enfrentarse al nacionalismo para pervertir la democracia… en beneficio del nacionalismo. Porque el nacionalismos es justo eso, una perversión de la democracia que arrinconar a parte de la sociedad, a los no nacionalistas. El nacionalismo es la institucionalización de los cordones sanitarios, de las estrategias de exclusión.

Resumen #EmoFree de la cuestión catalana
http://pajobvios.blogspot.fr/2017/10/resumen-emofree-de-la-cuestion-catalana.html

/***/

Y ¿en qué estamos hoy? Hoy ya se frivoliza totalmente con esta perversión.

Hoy se aplica a Vox, un partido sin ninguna connotación antidemocrática, como en su día se aplicó al PP. Incluso por parte de quienes hasta ayer lo consideraban un partido afín.

En una variante de manipulación que podríamos considerar casi infantil si no tuviese efectos muy perniciosos al dificultar la colaboración entre partidos.

O a Bildu, bloqueando la normal participación política en las regiones con nacionalismo.

No deberíamos olvidar la máxima de Sávater: “Hay que respetar a todas las personas pero no todas las ideas”. El PP se equivoca al tomar el camino fácil, de trazo grueso, de rechazar cualquier pacto con Bildu. Aunque se entienda después de tantos crímenes de ETA. Lo que se debe hacer es rechazar los pactos que promocionen el nacionalismo o que impliquen colaborar con injusticias. Pero aceptar a las personas, incluso a los votantes y representantes de Bildu, y rechazar las ideas negativas, tan habituales en Bildu.

Cuando el PP promueve un cordón sanitario a Bildu en realidad bloquea su propia participación política y valida las estrategias de exclusión. Con razón Sánchez le sigue el juego diciendo que no pactará con Bildu. Sabe que es un error del PP que sólo arrinconará en la práctica al propio PP y que quitará el foco de lo realmente grave: que el PSOE está extendiendo el adoctrinamiento lingüístico y el nacionalismo en general (Navarra, Baleares, Comunidad Valenciana…).

El PP desautoriza a un concejal de Labastida que según Bildu le hizo una oferta «muy generosa» para gobernar
https://www.abc.es/espana/pais-vasco/abci-pp-desautoriza-concejal-labastida-segun-bildu-hizo-oferta-generosa-para-gobernar-201906051321_noticia.html

A Sánchez no le genera ningún problema mantener su supuesto cordón sanitario a Bildu, ya que en la práctica pacta con ellos (como con los decretos de los viernes sociales o con la moción de censura) e incluso se hace fotos con ellos, algo francamente innecesario, ofensivo en el caso de un criminal condenado como Otegi, pero que demuestra que el asunto no tiene coste electoral para el PSOE.

Sánchez tan solo dice apoyar un cordón sanitario a Bildu para forzar al PP a mantenerlo. Una trampa en la que no deberían caer ni PP, ni Cs ni Vox.

Resultado de imagen de foto otegi pse

/***/

Solo quedaría intentar entender ¿cómo es posible que hayamos llegado a esto?

Aquí me permitiré un poco de fantaseo. De brainstorming.

Los cordones sanitarios son una costumbre muy francesa. Solo hay que fijarse en sus constantes apelaciones a excluir al partido de Le Pen. O en el actual apoyo de Macron y Manuel Valls al establecimiento de un cordón sanitario frente a Vox. Algo muy diferente a la estrategia de colaboración que se practica en Alemania.

No es lo mismo apelar a la colaboración por el bien común, como hizo Merkel, que pactar la exclusión de quien antes se ha etiquetado como maligno.

Así que no parece extraño que esta costumbre entrase e España de la mano de Zapatero, muy cercano a Chirac. O que se esté retomando ahora por Sánchez, afín a Macron y seguidor de la estrategia de Zapatero.

Quizá los cordones sanitarios sean, sencillamente, un elemento más de una estrategia autodestructiva que todo partido que quiera defender la democracia española debería combatir.

El PSOE, caballo de Troya del nacionalismo
https://politicadegaraje.blog/2019/04/09/el-psoe-caballo-de-troya-del-nacionalismo/

Tablero desplazado y cordones de exclusión

Populismo no es hacer cosas que gustan al pueblo. Ni extremismo es estar en uno de los extremos del tablero de partidos.

Populismo es una forma de discurso que separa la sociedad en colectivos a los que enfrenta. Pueblo/élite, los de acá/los de fuera…

Extremismo es más una forma de actuar, saltándose a veces los límites de la democracia. Sin respetar a quien se considera enemigo. El extremismo suele ir acompañado de un discurso populista.

Extremismo y populismo en España
https://pajobvios.blogspot.com/2018/12/extremismo-y-populismo-en-espana.html

Visto de esta forma queda claro qué los partidos nacionalistas son extremistas. Ya que se saltan los derechos de las minorías no nacionalistas. Y no solo con los crímenes de la etapa de ETA o Terra Lliure. O con el Procés y sus consultas y declaraciones ilegales. Sino de forma más cotidiana con la imposición de la lengua, la falta de respeto al derecho de neutralidad, el incumplimiento de la ley de símbolos…

Podemos estaría en el límite del extremismo con sus escraches, su permisividad ante algunos actos delictivos o su apoyo a las ilegalidades nacionalistas.

También sería bastante claro que el PSOE despliega un discurso populista. Reviviendo a Franco, y con una constate descalificación de sus contrincantes como fachas, machistas, xenófobos… puro frentismo. Y probablemente se pueda considerar también populista a Vox, ya que llama a enfrentar a choque estos mensajes de la izquierda. A responder con su mismas maneras, suelen decir.

La verdadera foto de los partidos hoy
https://politicadegaraje.blog/2019/03/25/la-verdadera-foto-de-los-partidos-hoy/

Hasta ahí la foto de la realidad a día de hoy. Vayamos a por la distorsión que se hace de esta realidad.

Sobre este tablero se realizan dos distorsiones, dos trampas: un desplazamiento y una pretendida justificación de estrategias excluyentes.

El PSOE ha desplegado, aprovechando la enorme mayoría mediática afín, la idea de que Vox es un partido extremista. Algo absurdo dado que no se le conoce ningún acto ilegal o apelación siquiera a actuar ilegalmente. Es sencillamente un partido con ideas frontalmente opuestas a las del PSOE o el nacionalismo.

Pero el objetivo del PSOE no es tan solo demonizar a Vox, sino desplazar por completo el tablero. Cambiar la percepción general de la realidad. Hacer que todos los partidos se muevan una posición:

Vox es considerado extrema derecha siendo sólo derecha populista.
PP y Cs pasan a ser vistos como populistas, no siéndolo.
PSOE pretende ser emocionalmente neutro, cuando es populista.
Y Podemos y nacionalistas son nombrados como populistas, siendo extremistas

Y, una vez distorsionada la realidad, se aplica la segunda distorsión: justificar excluir a parte de la sociedad. Como si esta fuese una estrategia saludable en democracia. Extendiendo a toda España lo que en tiempos de Zapatero fue la perversión de Tinell: el intento de nacionalistas e izquierdas de excluir a la derecha de la vida política.

Como cuando los niños manipuladores deciden con qué niños se puede jugar y con cuales no. Cuando la democracia es justo lo contrario. Es la búsqueda de la integración de todos y del respeto a las minorías. Incluidos quienes piensan distinto.

El juego de los cordones sanitarios es una perversión de la democracia. No la vuelve más limpia, como pretenden quienes manipulan con ello, sino todo lo contrario. Confunden no colaborar con estrategias y discursos dañinos, algo razonable, con no tratar con partidos que son los representantes de parte de la sociedad. Confunden actuar con limpieza con excluir a quien califican de sucio. Cuando no hay nada más sucio en política que los juegos de exclusión. Como suele decir Fernando Savater: “Hay que respetar a todas las personas pero no todas las ideas”.

Pongamos el contra-ejemplo más drástico. ¿Se debe excluir a Bildu, heredero de ETA, de tratos y pactos? No. Tuvo sentido mientras formó parte de una organización criminal, pero no desde que está ha desaparecido. Se debe estar atento para no apoyar sus intentos de imposición lingüística, de despliegue de simbología ilegal e irrespetuosa con el derecho a un entorno políticamente neutro, de sus discursos excluyentes con los no nacionalistas, de presión social… pero no contagiarse de su ideología de exclusión.

Cuando yo critico el acercamiento de Sánchez a ERC y Bildu, cosa que hago habitualmente, no critico que el PSOE pacte con los nacionalistas. Sino qué pacta el PSOE con los nacionalistas. No el hecho sino el cómo, el para qué: colaboración en la expansión de la imposición lingüística, impunidad y permisividad ante las ilegalidades…

Y, por último, si esto es así con Bildu o ERC ¿cómo no va a resultar absolutamente extravagante la pretensión de algunos, como Valls, de que hay que montar cinturones de exclusión de Vox? Se equivoca Cs al aceptar un tablero y reglas distorsionadas que no son más que una expansión de Tinell a toda la vida política española.

/***/

En un gráfico para poder copiar/pegar:

Las tres opciones de Cs

Oigo constantemente que Ciudadanos tiene dos opciones estratégicas: hacer de partido bisagra o intentar sustituir al PP.

Y creo que no es así. Que no olvida la principal. Aquella para la que nació. La saludable, aunque difícil después de tantos años perdidos:

Opciones:

  • La principal. Ofrecerse como un partido de izquierda-NN No nacionalista y No populista. Algo así como una socialdemocracia liberal. Para eso nacieron Cs y UPyD. Una opción difícil de llevar a cabo ahora que los medios de izquierda (casi todos) están fuertemente alineados con Sánchez. Es difícil llegar a ese electorado.
  • Bisagra entre PP y PSOE. Es lo que hizo en Andalucía. Con el PSOE-NN de Díaz. Una opción saludable mientras el PSOE se mantenga limpio, NN. Algo que no parece posible con Sánchez. Pero que será equidistante, en el mal sentido, si hace de bisagra entre el PP y un PSOE-Tinell.
  • Sustituir al PP. Una mala opción. De hecho es la que ha facilitado a Sánchez y el PSC a liderar el PSOE y de ahí el gobierno. Tan solo divide al electorado que se enfrenta al nacionalismo y al populismo, volviéndolo ineficaz. Quitándole la voz en la práctica. Una opción que además ya no tiene posibilidad de éxito, ya que han dejado de apoyarle los medios de derecha salvo, quizá, El Mundo.

La verdadera utilidad de Cs
https://politicadegaraje.blog/2019/05/13/la-verdadera-utilidad-de-cs/
Culpa, responsabilidad y fracaso
https://politicadegaraje.blog/2019/05/25/culpa-responsabilidad-y-fracaso/

¿Conclusión? Cs tiene tres estrategias posibles pero solo una útil para la sociedad, la más difícil, volver a representar al electorado de izquierda no nacionalista ni populista.

Y sólo con esta opción podrá colaborar honestamente con PP y Vox. Sin intentar en realidad erosionarlos. Sin colaborar con el PSOE en la demonización de Vox (supuesta ultraderecha) ni del PP (supuestos ultracorruptos). Dejando claro que el riesgo hoy día es uno muy claro: un PSOE que ha aceptado seguir la línea de Zapatero, de la mano de populismo y nacionalismo.

Sánchez retoma la labor de Zapatero
https://politicadegaraje.blog/2019/05/15/sanchez-retoma-la-labor-de-zapatero/

.

/***/

.

P.S.1 (3 junio 2019) Quizá, para ser estricto, debiera haber dicho que UPyD y Cs nacieron como opción de izquierda constitucionalista. Democrática. Ya que el problema no es tanto ideológico (populismo de izquierda o nacionalista) como práctico, de respeto a los mecanismos de la democracia. De respeto a las minorías, a quien piensa distinto, a quien está mal visto por una mayoría (respeto a los derechos de los no nacionalistas en Cataluña o País Vasco, respeto a los ricos, a los católicos, a los dirigentes de derechas, a quienes no quieren usar la lengua local…)

Ser un partido de izquierdas, pero que ante todo respeta a quienes no lo son.

P.S.2 (3 junio 2019) Un símil que creo clarificador: Cs y el lado oscuro.

Tanto Cs como UPyD nacieron de la izquierda para enfrentarse a un PSOE pervertido por Zapatero. Y como tal lo primero que rompieron fue la regla de Tinell, el cordón sanitario de aislamiento al PP. Pero Cs se dejó tentar por el lado oscuro de la fuerza [mediática] y transformó ese objetivo en un mero ser bisagra, dando aceptación a Sánchez (populista de izquierda partidario de aliarse con los extremistas) y aislando a Vox (populista de derechas). Para acabar cambiando ya del todo de bando y centrando el objetivo en atacar al PP para sustituirlo… aunque de esto quien realmente se beneficiase fuese el PSOE pervertido.

De la luz a la duda, de la duda a la oscuridad.

Culpa, responsabilidad y fracaso

Vienen malos tiempos para España. Las dos grandes emociologías que padecemos, la nacionalista y la populista de izquierdas, han llegado al poder de la mano de Sánchez. Así que, como ocurrió con Zapatero, el Gobierno enfrentará a los españoles entre si y desatenderá el bien común al priorizar las estrategias manipuladoras. Es de preveer desunión entre regiones, división entre la ciudadanía, paro, inseguridad, pérdida de influencia en el exterior, imposición de una moral de corrección… No good vibrations.

Emociologías (emos), las ideologías de los sentimientos
http://pajobvios.blogspot.fr/2018/04/emociologias-las-ideologias-de-los.html

Intentaré analizar las responsabilidades de cada actor según el siguiente criterio:
Culpa: la tendrán quienes promueven estas emociologías (emos en adelante).
Responsabilidad: la tendrán quienes, sin promover directamente las emos, sí facilitan su crecimiento a sabiendas. Por un interés lateral.
Fracaso: lo tendrán quienes se enfrentan al crecimiento de las emos pero no consiguen frenarlas.

La culpa, parece claro, es de los dirigentes de los partidos nacionalistas, Podemos y PSOE, con Sánchez e Iceta a la cabeza al ser quienes han dispuesto de más poder. Pero ¿de todos los dirigentes? Yo creo que no. A algunos como Susana Díaz o Javier Fernández se les puede achacar un fracaso, al no ser capaces de frenarlo. Pero no culpa o responsabilidad.

Esta culpa se extendería también a la gran mayoría de los medios de comunicación, claramente afines a nacionalistas e izquierda. Que han blanqueado a los partidos populistas y expandido las fobias anti-derecha. El blanqueo de Carles Sástre, un asesino de motivación política, mientras se demonizaba a Ciuentes por robar unas cremas en un supermercado o falsear un título, es paradigmático de esta necesaria perversión de la opinión pública. No hay epidemia de emos si los medios no las propagan.

La responsabilidad estará en quienes alimentaron estas emociologías por interés partidista. Ahí estarían sin duda la gran mayoría de medios de comunicación de derechas. Que no dudaron en equiparar a Rajoy, que a su manera nos defendía de las emos, de quienes promovían las emos.

Los medios de la derecha
http://pajobvios.blogspot.fr/2017/12/los-medios-de-la-derecha.html
El mayor error de quienes rechazan el nacionalismo
https://politicadegaraje.blog/2019/02/23/el-mayor-error-de-quienes-rechazan-el-nacionalismo/

Y también incluiría a Ciudadanos. Quién, a pesar de tener un nacimiento digno de reconocimiento como opción de izquierda no nacionalista y no populista, derivó a convertirse en un partido orientado a sustituir al PP. No dudando en dar cancha a Sánchez incluso una vez confirmada su línea… zapateril.

La verdadera utilidad de Cs
https://politicadegaraje.blog/2019/05/13/la-verdadera-utilidad-de-cs/
Sánchez retoma la labor de Zapatero
https://politicadegaraje.blog/2019/05/15/sanchez-retoma-la-labor-de-zapatero/

El fracaso habré de asignárselo a quienes, a pesar de seguir una estrategia claramente enfrentada a estas emos, no han conseguido frenarlas.

Ahí estaría, sin lugar a duda, en primer lugar, el PP de Rajoy. Que, teniendo al partido y sociedad detrás, no fue capaz de evitar el constante desgaste que lo ocasionaron los medios de comunicación. Con una mala política de comunicación y de medios. Algo en lo que, muy probablemente, la influencia de Soraya Sáenz de Santamaría jugase un papel importante. Ella misma no parecía tener muy claro cuales eran las emos a las que enfrentarse.

Casado vs Soraya. Good vibrations
http://pajobvios.blogspot.com/2018/07/casado-vs-soraya-good-vibrations.html
Casado vs Soraya (2ª parte)
http://pajobvios.blogspot.com/2018/07/casado-vs-soraya-2-parte.html

Aunque lo tenían más difícil, también habrá que encuadrar en el territorio del fracaso a aquellos miembros del PSOE que se enfrentaron a la actual deriva. Ahí estarían Rosa Díez, Nicolás Redondo, Javier Fernández, Susana Díaz… Me quito el sombrero ante ellos, pero lamento su fracaso.

Por último, también podríamos incluir aquí a Vox. Que, aunque despliegue también una emociología, el populismo de derechas, al ser esta muy minoritaria en España en realidad ha primado su función de enfrentamiento a las emos nacionalista y de izquierda. Con evidente poca efectividad a día de hoy, claro. Nuestro sistema está pensado para el bipartidismo y penaliza grandemente la división.

La división marca los resultados del 28-A
https://politicadegaraje.blog/2019/04/29/la-division-marca-los-resultados-del-28-a/
Moderación y voto
https://politicadegaraje.blog/2019/04/30/moderacion-y-voto/

Qué hizo cada presidente de cara al fin de ETA

ETA fue derrotada política y policialmente durante la etapa de Aznar. Con la incansable detención de sus miembros, la calificación internacional como grupo terrorista, la ilegalización de su partido político, el cierre de sus medios de comunicación o el fin de su control de las calles con la kale borroka. Una presión total sobre todas las organizaciones que formaban parte del entramado terrorista.

Todos estos golpes dejaron, al final de la etapa de Aznar, una ETA muy debilitada, derrotada. Pero no dio tiempo a acabar con ella.

/*/

Tanto era así, que al inicio de la etapa de Zapatero algunos veían el final como algo muy cercano, casi ya conseguido. Pero la estrategia gubernamental cambió. Se pasó a buscar algo más complicado, el fin de ETA como organización criminal pero sin la derrota de su aparato político.

En 2003/2004 ETA estaba muerta operativa y agonizante políticamente. Lo decían los servicios de información españoles y la propia banda. Y otra vez acudió un partido político a salvarla, como hizo el PNV cuando vio a la banda contra las cuerdas tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco. Pero esta vez no fue solo el PNV, sino también el PSOE de Rodríguez Zapatero.” (https://www.fundacionvillacisneros.es/la-derrota-del-vencedor-rogelio-alonso-home/)

El PSOE de Zapatero buscó un fin de ETA basado en la negociación, sin derrota. Persiguiendo a su organización criminal, que sufrió múltiples descabezamientos, pero a la vez relegalizando su participación en política a través de Bildu (algo que apoyó explícitamente el PSC). O manteniendo una cierta permisividad ante la actividad criminal menor orden, como, por ejemplo, la extorsión.

“no estamos ante una acción directa de los acusados para favorecer una actuación puntual de ETA o la actividad de la banda terrorista, sino que iba encaminada en un sentido distinto, pues la acción ejercitada fue guiada por la finalidad dentro del concepto de acción final, de que no se pudiera entorpecer el proceso que estaba en marcha para lograr el cese de la actividad de ETA” (Sentencia de la Audiencia Nacional sobre el caso Faisán https://e00-elmundo.uecdn.es/documentos/2013/10/16/faisan.pdf)

Esto hizo que el final se alargase. ETA demostró que no estaba dispuesta a disolverse mientras le fuese posible compaginar la actividad criminal con la política. Algo viable dado el interés del PSOE de que no hubiese derrota política, para poder luego aliarse con el partido remanente. Algo similar a lo ocurrido con Terra Lliure y ERC. La estrategia de siempre del PSC.

/*/

ETA declaró el cese definitivo de toda su actividad el 20 de octubre de 2011, apenas un mes antes de unas elecciones que dieron mayoría absoluta a Rajoy. Así que parece evidente el por qué. Venía un cambio en el gobierno y era de esperar que el PP buscase de nuevo un fin por derrota. Así que ETA optó por el mal menor: fingir un final derivado de la negociación y consideraciones políticas para esquivar la escenificación de la realidad, que ETA se acababa por haber sido derrotada en todos los aspectos.

Y Rajoy lo aceptó a cambio de que el final fuese real, definitivo. Exigió a ETA un fin completo, sin extorsión ni demás ilegalidades, pero se aceptó una disolución que el PSOE pudiese vestir como consecuencia de la estrategia de Zapatero. Intentando que el final fuese permanente al incorporar al PSOE en vez de denunciar su malhacer (negociación política, permisividad tipo Faisán, traiciones al Pacto Antiterrorista…). Un final que el PSOE no intentase reescribir dando cancha de nuevo a ETA en la práctica.

Rajoy buscó un fin de ETA acordado entre PP y PSOE, o al menos aceptable para ambos, sin las vulnerabilidades que se vieron aparecer con el atentado del 11-M de 2004. (recuerdo que se decía en aquellos días: “si ha sido ETA, ganará las elecciones el PP. Si ha sido islamista, el PSOE”).

El 11-M, nuestro asesinato de Kennedy
https://politicadegaraje.blog/2019/03/11/el-11-m-nuestro-asesinato-de-kennedy/

Es decir, Rajoy buscó un final en el que se priorizase un objetivo superior. Un final que sacase para siempre el terrorismo de la confrontación política entre PP y PSOE. Y para ello aceptó renunciar a lo que probablemente consideró una tentación de beneficio partidista. Renunció a escenificar la realidad, que el triunfo sobre ETA se debía a estrategia que propugnaba el PP, la de la derrota total.

“El fin de ETA”
http://pajobvios.blogspot.fr/2014/02/el-fin-de-eta.html

/*/

Una renuncia a escenificar la realidad que el tiempo está mostrando que puede tener un coste importante. Ya que, al no forzar su regeneración, el PSOE de Sánchez ha retomado la estrategia de Zapatero y el PSC. Facilitar la victoria política de ETA y aliarse con ellos.

Manifestación de apoyo a  'Josu Ternera' en su pueblo natal.
“Foto de El Mundo: Manifestación de apoyo a ‘Josu Ternera’ en su pueblo natal”

Sánchez retoma la labor de Zapatero
https://politicadegaraje.blog/2019/05/15/sanchez-retoma-la-labor-de-zapatero/

/*/

¿Conclusión?

Aznar derrotó a ETA, pero el atentado del 11-M impidió consumarlo.
Zapatero mantuvo a ETA con respiración asistida, buscando un final partidista.
Rajoy renunció a escenificar la realidad de la derrota de ETA a cambio de sacar el terrorismo de la lucha partidista PP-PSOE.
Sánchez retoma la perversión de Zapatero.