El 11-S como punto de inflexión

Quienes sigan este blog sabrán que considero que la inestabilidad política actual es consecuencia no tanto de un enfrentamiento ideológico como de la lucha entre países por la hegemonía mundial. Una competición que está erosionando seriamente la defensa de los valores democráticos al priorizarse ante ellos el interés estratégico de las alianzas también en la competición entre democracias.

En la lucha contra las dictaduras expansionistas siempre se ha aceptado el apoyo de otras dictaduras, como ocurrió en la 2GM con la URSS o durante toda la Guerra Fría contra la URSS. Pero algo distinto y profundamente perverso ocurre cuando en la competición de Francia o Alemania frente a EEUU se da cancha a las dictaduras de Irán, Cuba o China.

Y no soy tan ingenuo como para no darme cuenta de que algo de esto siempre ha existido en Europa. Ahí se encuadraría el tradicional apoyo del gobierno francés a los criminales de ETA frente a la España democrática (Santuario de ETA…) o a líderes antidemocráticos en Palestina frente a la democracia israelí (OLP de Arafat…). O la doble vara con estos temas de prácticamente toda la prensa europea. Pero algo aun más grave ocurre cuando este tipo de estrategia se vuelve dominante. No olvidemos que el sistema que ha posibilitado las décadas de prosperidad y libertades tras la 2GM se apoya en el compromiso de EEUU de defender, unilateralmente si es necesario, su sistema de libertades. Un compromiso que surgió de la idea compartida por Roosevelt y Churchill de que no habría paz para nadie, tampoco para EEUU, si se permite que en el mundo crezcan los regímenes agresores.

/*/

Mi planteamiento es que esa insana estrategia tan característicamente francesa, se volvió un peligro mundial cuando, tras la colaboración de facto entre Francia y Alemania, pasa a convertirse en un elemento central de la política internacional, a partir de la última década del siglo XX.

Pongamos algunas fechas sobre el tablero para mantener la perspectiva:

  • 1957 Creación de la CEE (Comunidad Económica Europea) (Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Alemania Occidental)
  • 1959 Dictadura castrista en Cuba
  • 1961 Comunidad Económica Europea (
  • 1962 Crisis de los misiles (Rusia-Cuba vs EEUU)
  • 1965 Invasión de EEUU a República Dominicana para evitar una segunda dictadura comunista en el Caribe
  • 1965 Guerra de Vietnam (EEUU anti URSS)
  • 1968 Primavera de Praga (anti-URSS)
  • 1969 Libia de Gadafi (pro-URSS)
  • 1973 Chile de Pinochet (pro-EEUU)
  • 1973 CEE ingresan Reino Unido, Dinamarca e Irlanda
  • 1975 Camboya de Pol Pot (pro-URSS)
  • 1976 Argentina de la PRN (Videla pro-EEUU)
  • 1979 Irán de Jomeini
  • 1979 Guerra en El Salvador, Nicaragua sandinista (pro-URSS) y la URSS invade Afganistán
  • 1981 EEUU de Reagan
  • 1981 Guerra en El Salvador (gobierno pro-EEUU vs FMLN), EEUU apoya la Contra en Nicaragua, Solidarność en Polonia
  • 1981 CEE, ingresa Grecia
  • 1982 Israel invade Líbano para expulsar las fuerzas sirias
  • 1983 EEUU invade Granada, impidiendo una base de la URSS
  • 1985 La URSS de Gorbachov
  • 1986 Irangate (sale a la luz que EEUU vendía armas a Irán para financiar la Contra en Nicaragua)
  • 1986 CEE, ingresan España y Portugal
  • 1989 Caída del muro de Berlín
  • 1989 EEUU de Bush (padre)
  • 1989 Protestas de la Plaza de Tian’anmen
  • 1989 Vuelve la democracia a Chile
  • 1990 Reunificación alemana
  • 1990 Invasión de Kuwait y 1ª Guerra de Irak (Guerra del Golfo)
  • 1991 Fin Guerra del Golfo. La ONU, con apoyo francés, impide que Sadam Husein sea derrocado.
  • 1991 Inicio de la disolución de Yugoslavia
  • 1992 Disolución de Checoslovaquia
  • 1992 Tratado de la Unión Europea (Maastricht) que sustituirá a la CEE
  • 1993 EEUU de Clinton
  • 1994 Genocidio de los Hutus a los Tutsi en Ruanda
  • 1998 UE, se crea el BCE (Banco Central Europeo)
  • 1999 Chavez en Venezuela (hoy Maduro)
  • 1999 UE Solana PESC
  • 1999 Putin en Rusia
  • 2001 EEUU de Bush (hijo)
  • 2001 (feb) UE, tratado de Niza, (Francia favorece un alto peso de España para contrarrestar a Alemania)
  • 2001 (sep) Atentado del 11-S
  • 2002 UE, euro moneda oficial
  • 2003 Erdoğan en Turquía
  • 2003 2ª Guerra de Irak
  • 2004 (mar) Atentado del 11-M (España se separa de EEUU y alinea con la dirección francoalemana)
  • 2004 (jun) Solana PESC, Borrell presidente del PE (Parlamento Europeo)
  • 2004 (oct) Constitución Europea (fallida)
  • 2005 Alemania de Merkel
  • 2007 Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea (Tratado de Lisboa se sustitutye a la Constitución Europea)
  • 2009 EEUU de Obama
  • 2010 Primavera Árabe
  • 2013 Venezuela, Maduro sustituye a Chavez
  • 2014 ISIS
  • 2016 Obama visita Cuba
  • 2016 Referéndum del Brexit
  • 2017 EEUU de Trump
  • 2017 Francia de Macron
  • 2018 España de Sánchez
  • 2020 EEUU de Biden tras unas elecciones bajo sospecha, un país dividido y silenciamiento de Trump

Hasta el fin de la Guerra Fría, propiciado por la presión de Reagan a la URSS, el mundo se había visto regido por una influencia bipolar. Un viento que alineaba los distintos países entre la URSS, una dictadura expansionista basada en la imposición mediante la coacción física, la propaganda revolucionaria y el poder militar, y EEUU, que ejercía de freno a esa expansión.

Pero tras la caída del muro de Berlín, Francia y Alemania empiezan a promocionar un mundo multipolar. Un concepto que hoy día ha venido a sustituirse por el de multilateralismo y que en la práctica implica priorizar que EEUU no sea el líder. Que sugiere, sin expresarlo nunca muy explícitamente, que la voz de todos los países debe tener igual valor, independientemente de que defiendan o no los derechos y libertades (similar a lo que en País Vasco se denomino equidistancia, equiparando las posiciones de agresores nacionalistas y víctimas no nacionalistas). Y se utiliza para apoyar de facto a las dictaduras en Cuba o Venezuela, el islamismo en Irán o Palestina o la dictadura China y su peligrosa expansión económica. Siempre rechazando formalmente a la vez su carácter antidemocrático, claro. Con una formalidad sin consecuencias prácticas decisivas, es decir, practicando un interesado y peligroso doble juego.

/***/

Una vez establecido el cuadro es más fácil ver cómo los distintos hechos encajan unos con otros. EEUU, que supo defenderse de la URSS, no parece que esté sabiendo hacerlo de la UE. El enganche en la guerras de Oriente Medio cosechando tan solo rechazo, la proliferación de las dictaduras en Iberoamerica o el crecimiento de la dictadura China son una muestra de ello. Y Trump, aupado al poder para hacerle frente, no ha sido capaz de mantenerse a pesar los buenos resultados de su legislatura. Demasiados enemigos en contra.

Esto es así porque la estrategia de aislamiento y desgaste internacional va acompañada de otra de erosión interna de EEUU. Una estrategia que también forma parte de la tradición europea: desmontar un imperio desde su propia dirección con las inyección de prejuicios autodestructivos utilizando medios de comunicación al servicio del extranjero, lo que hoy día incluye a las denominadas Big Tech. Una estrategia muy similar a la que, como bien narra María Elvira Roca Barea, se utilizó para acabar con el Imperio Español en su día. O a la que se utiliza actualmente para avanzar en la fragmentación de España.

Este cambio de paradigma mundial puede tener como punto de inflexión el atentado del 11-S. Un atentado que demostró que EEUU pasaba a ser vulnerable, que le reenganchó en la trampa de Oriente Medio de la que salió sin avances y perdiendo sus escasos aliados (no supo defender a la España del Trío de las Azores tras el 11-M), para finalmente ser liderado por un Obama… sospechosamente afín a Merkel y condescendiente con Castro.

/***/

Es decir, el mundo parece regido actualmente por un modelo de poder que amenaza con arrastrarnos a una nueva etapa de falsa ilustración. Solo hay que recordar el pasado para adivinar los peligros que entraña el auge de este nuevo colonialismo francoalemán (¿o será sólo alemán…?), basado en la intriga, el dominio y la hipocresía manipuladora. Solo hay que recordar el pasado: la fragmentación y deterioro de los países de habla hispana, las atrocidades del colonialismo (que sustituyó al imperialismo) o las guerras mundiales con sus ideologías de extrema manipulación.

El silenciamiento de Trump no augura nada bueno en términos de libertades. Los atentados del 11S y 11M y la hipocresía extremada hasta lo inverosímil, tampoco. Y las facilidades al crecimiento de la dictadura china, el islamismo en Oriente Medio o la izquierda antidemocrática iberoamericana, asustan. El mundo va camino de volverse peligroso de nuevo si quien predomina no defiende realmente unos valores globales ni externa ni internamente, no basta con simular defenderlos. Pero en eso estamos.

/***/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s