El camino de vuelta a un necesario bipartidismo

Recuperar la unidad de la derecha, algo que hace apenas un mes parecía remoto, se ve cada vez más cercano y posible.

Cs se disuelve en la nada. Desaparece casi sin ruido mientras el PSOE continúa su éxodo hacia el populismo, renunciando no sólo a luchar por el electorado de centro derecha sino ya ni siquiera por el de centro-izquierda. Ahí están Savater, Redondo, Leguina y tantos otros desligándose con pena del segundo naufragio del PSOE.

Por la otra banda, en la derecha, Vox le sigue el juego a Iglesias. Juntos intentan arrastrar la atención del electorado hacia los detalles más hostiles de la realidad. Buscando que la anécdota de odio centre el discurso. Una estrategia habitual entre quienes solo ven hueco en el enfrentamiento, en eso consiste el populismo. Recordemos la frase de Zapatero a Gabilondo: “Nos conviene que haya tensión”.

Pero, sin desearlo, entre unos y otros se amplían los márgenes pueden permitir recuperar una de las dos patas de nuestro anterior bipartidismo imperfecto. Imperfecto por el efecto manipulador de los nacionalismos, pero necesario porque solo desde el bipartidismo podremos evitar que el Congreso se convierta en una cámara intermedia de intereses espurios, ajenos a los de la ciudadanía y fácilmente manipulables desde el exterior. España no puede permitirse hoy día una excesiva fragmentación parlamentaria.

/*/

Que el centro derecha encuentre hueco electoral para una mayoría absoluta es algo importante. La recuperación de España, tanto económica como política, pasa por que el PP nos reencarrile de nuevo en la senda del crecimiento y enfrente los populismos, esta vez no solo nacionalistas.

Una tarea difícil en la que tendrá que manejar con cuidado los aspectos políticos, tanto en lo referente a los medios de comunicación como los relativos a la formación de Europa. Favoreciendo un pluralismo real frente a los monopolios mediáticos y contrapesando el excesivo control franco-alemán en la UE. La tendencia natural a la acumulación de poder puede acabar no beneficiando a nadie.

Pero si el PP consigue aprovechar la coyuntura actual para llegar al poder y luego se apoya en la experiencia del pasado para no caer antes de consolidar avances en la tarea político-mediática, como ocurrió tanto con Aznar como con Rajoy, se podría llegar a conseguir una Segunda Transición. Una Segunda Transición que nos regenere esta vez no del franquismo sino de los populismos nacionalistas y su contaminación en la izquierda. Proporcionándonos un nuevo periodo de crecimiento y estabilidad política.

Una España sostenida por una columna sólida, centrada y asertiva en la derecha puede ser el camino para la posterior regeneración de la izquierda. Y con ello de una nueva etapa de prosperidad y concordia. Las elecciones en la Comunidad de Madrid pueden marcar el inicio. Así que yo, como Savater, ¡también con Ayuso!

/***/

6 comentarios sobre “El camino de vuelta a un necesario bipartidismo

  1. Querido Carlos,

    Compartiendo la mayor parte de tus planteamientos, no obstante, creo que hay una carga de subjetividad y un sesgo negativo hacia el “Game Changer” que representa VoX como respuesta articulada frente a la deriva radical de la llamada “izquierda” en España hacia una sociedad más dividida, ineficaz para gestionar ninguna tarea de gobierno y menos para una situación límite como la actual por el Covid 19.

    Se puede comprobar cómo el papel que está desempeñando Rocío Monasterio, de una forma pausada, pero sin miedo, sin complejos y contundente en el fondo para confrontar con los desvaríos de Podemos, PSOE y Más Madrid, están siendo fundamentales.

    Siento mucha pena, entre la mayor parte de mis amistades, cuando reaccionan con agresividad hacia VoX y su “pies en pared” defendiendo la “moderación” y corrección política que para ellos representa Pablo Casado, Feijoo, Moreno Bonilla, Mañueco, etc…, que no tienen la intención de exponer las incongruencias de una “izquierda” desnortada y que ejerce la violencia de la intolerancia al verse protegida por EL 99% DE LOS MEDIOS PRIVADOS, cuyos accionistas de control (Banco Santander, CaixaBank, Telefonica, Planeta & De Agostini, Mediaset-Berlusconi) se muestran “encantados” de ver la deriva y destrucción que generan, eso sí, comprando protección y todos ellos metidos el la “omertá” mafiosa, cuando son perfectamente conscientes de las consecuencias que entrañan sus líneas editoriales para la sociedad y para ellos, al margen de los mayores o menores beneficios cortoplacistas.

    Creo que iconografiar a VoX como “extremo” “polarizador” etc, es radicalmente injusto ya que están lanzando el mensaje a muchos españoles (cerca de 4 millones de votantes, nada despreciable) de que “sí se puede” efectivamente, volver a convivir en paz y bajo el rule of law respetando las instituciones y la separación de poderes que los actuales gobernantes desprecian a las claras.

    Te rogaría, desde el respeto intelectual y la simpatía que me genera tu blog, una reflexión pausada al respecto.

    Muchas gracias

    Me gusta

    1. Hola Clavículo,

      Antes que nada, agradecer sus buenas palabras hacia mi blog. Lo agradezco sinceramente.

      La cuestión de Vox (tengo curiosidad, ¿por qué lo escribe VoX?) la he meditado desde hace tiempo. En realidad empecé hace mucho, creo que incluso cuando aun no existía como partido.

      /*/
      En aquel inicio, mi visión era claramente negativa, ya que veía que estaban erosionando al gobierno de Rajoy y facilitando la llegada al poder de nuevo de una alianza de PSOE y nacionalistas, como en realidad ocurrió.

      “Deconstruyendo el nacionalismo”
      http://pajobvios.blogspot.fr/2017/09/deconstruyendo-el-nacionalismo-version.html

      “Esencialismo, la distorsión de la derecha”
      http://pajobvios.blogspot.fr/2017/11/esencialismo-la-distorsion-de-la-derecha.html

      “La derecha que ataca al PP… Dios ciega a quienes quiere perder”

      La derecha que ataca al PP… Dios ciega a quienes quiere perder

      Después, cuando se ha atacado a Vox calificándolo de extrema derecha o proponiendo su exclusión con cordones sanitarios, no he dudado en defenderlos.

      “Tablero desplazado y cordones de exclusión”

      Tablero desplazado y cordones de exclusión


      /*/

      Pero mi conclusión es siempre la misma:

      – Antes que nada, Vox no es un partido extremista (no bordea la legalidad en absoluto) sino un partido bastante centrado con algunas facetas populistas (solo hay que ver el cartel de los menas)

      – Vox aporta algo importante a la política: dar voz a ideas contra la corrección política, es decir, contra un discurso impuesto, manipulador y excluyente que pretende silenciar toda crítica. Y me parece importante no solo en España sino también en Europa y creo que en el mundo en general (solo hay que ver a Trump haciendo lo mismo en EEUU)

      – Pero al tener tintes populistas también tiene sus inconvenientes. El populismo anti-corrección no deja de ser una distorsión opuesta. Y no deja de ser también agresivo contra quien no quiere centrar su discurso en los temas conflictivos (solo hay que recordar el sambenito de “derechita cobarde” para quién no acepta su discurso)

      – Yo podría votar a Vox si el PP siguiese una línea similar a la que sigue Sánchez, de colaboración con los nacionalistas en contra de los españoles. Algo que no es imposible, todos los partidos pueden ser conquistados, también el PP… o Vox. Pero mientras no sea así creo que el bipartidismo es un valor importante y que la unión o al memos colaboración contra lo que representa Sánchez es esencial.

      Es decir, creo que lo ideal a día de hoy sería conseguir una tercera mayoría absoluta del PP. Y que la función de Vox se integrase dentro del PP como una corriente que permita que se escuchen esas voces contra las imposiciones correctas.

      Un saludo cordial, un abrazo,

      Me gusta

  2. Muchas gracias Carlos por tu rápida respuesta.

    Coincido contigo en que a VoX (lo escribo así porque en su logo oficial la “o” parece más pequeña, y porque estéticamente me gusta más al ser más visual) no le hace ningún bien enfatizar los aspectos relativos a la inmigración, ya que su amplia mayoría, de momento, en España es menos problemática que en Francia (ya escribirás sobre la carta de los militares de alto rango en Francia), lo cual no quita que se pueda hablar sin tapujos (frente a la omertà de la prensa) sobre la anomalía de los MENAs (problema creado absurdamente dejando en un limbo a chavales de 15-18 años francamente problemáticos) o sobre las violaciones realizadas por extranjeros o los homicidios “machistas”, ejecutados en su mayor parte por extranjeros en España (sistemáticamente no se informa de la identidad y nacionalidad de los homicidas y violadores que suelen ser no nacionales españoles sino extranjeros residentes en España).

    No obstante, la propuesta de reducir a la mínima expresión a las autonomías, es de lo más acertado en VoX ya que lejos de mejorar la vida de los ciudadanos, la empeoran con regulaciones y cargas fiscales q podrían reducirse si se eliminasen esas castas administrativas que no son más que abrevaderos de vagos y amigachos del PP, PSOE, PNV, antigua CiU, Coalición Canaria, etc… que hacen de la Ubre Pública una forma de vida parásita (conozco varios casos cercanos de “colocados” del PP en Madrid).

    Dices en tus artículos q “el problema no es el PP. Es que no hay un PP en la izquierda” y estoy muy de acuerdo contigo, pero se me antoja un desideratum imposible actualmente en España encontrar NI UN SOLO político del PSOE sensato y cabal -estilo Javier Fernández, Rosa Díez, Sabater, Joaquín Leguina, Paco Vázquez, Redondo Terreros, etc- con energía, arrestos y apoyos para dar un golpe de timón en esa ciénaga y gran cáncer de España que es y ha sido el PSOE en toda su historia. Hasta q eso no ocurra, estaremos abocados a la zozobra como nación.

    De ahí lo relevante de VoX en oponerse con argumentos sólidos, cuadros bien formados por profesionales capaces y generosos, a las incongruencias y desmanes de la “izquierda” y su omnímoda wermach & luftwaffe mediática y la dictadura de lo políticamente correcto.

    El PP se ha demostrado incapaz de dar esa singular y asimétrica batalla. Los complejos de inferioridad de Aznar y no digamos ya la cobardía patológica de a Rajoy han sido letales para envalentonar a esa “izquierda” & mass media sectaria y destructiva.

    Dicho lo anterior, VoX hace un flaco favor a su proyecto insultando a la “derechita cobarde” y debería proyectar su fantástica labor sin faltar al respeto a los votantes más moderados de derechas, que siguen siendo conservadores, liberales y españoles que sencillamente no se complican la vida y deciden por comodidad no implicarse a fondo en los problemas graves y dejarse llevar por la comodidad del PP con un estilo de “no confrontar” por miedo a que desde los medios de la omertà te señalen como “facha” o “fascista” como le pasaba a Esperanza Aguirre por ejemplo.

    Ha degenerado tanto la política en España desee el 11-M 2004 (en realidad desde la elección de Zapatero como líder del PSOE) que quedarse en el PP jugando la baza de la “moderación”, supuesta “gestión” y pedir perdón por no ser de “izquierdas”, es hacer un flaco favor a la regeneración necesaria.

    Las redes internacionales del Nuevo Orden Mundial (“Globalismo”) son poderosas, y es preciso saber en qué terreno de juego nos movemos, de ahí todavía más la relevancia de VoX que sencillamente no acepta la tutela Franco-alemana que tú denuncias en tus artículos y q es una verdad como un piano ya que nos quieren como meros “camareros” cuando vienen a correrse sus juergas a España.

    El PP busca la protección de la infame Merkel y el deplorable Macron y VoX reivindica el orgullo del ser español, que para algo hemos hecho la mayor gesta de la Humanidad descubriendo y cristianizando América. Eso, es diferencial. Con humildad, pero con orgullo y a defender España y si hace falta oponerse y ser “antipático” y hacer de “malo de la película” y que te llamen “facha”, pues qué se le va a hacer.

    Muchísimas gracias por tu interés y ánimo con tu Blog, de lejos, lo mejor, más ponderado y más sofisticado y cualificado que leo junto con Actuall.com y Disidentia.es

    Un fuerte abrazo

    Me gusta

    1. Hola Clavículo,

      Comparto tu idea sobre la inmigración. Es bueno que se pueda hablar de ello abiertamente, sin una sobreprotección de los inmigrantes que distorsione la realidad. Pero también sin la distorsión opuesta, como hace el cartel de Vox.

      La propuesta de reducir las autonomías no me parece realista. Ni siquiera real, no creo que el problema esté ahí. Pero, en todo caso, como suele decirse, lo mejor es enemigo de lo bueno. Creo que es un tema que solo confunde y divide, no ayuda.

      En la etapa de Aznar, Redondo lideró el PSOE vasco y casi logran el gobierno de la mano de Mayor Oreja. La buena izquierda existe pero necesita mucha ayuda, ya que tienen todos los medios de comunicación de izquierda en contra. Y no creo que ayude la posición frentinsta de Vox, que en realidad le sigue el juego a lo más extremo de la izquierda como hemos visto con lo de las cartas, facilitándoles centrar la campaña en eso.

      El PP necesita defender su discurso, dar la batalla de los valores. Ahí estoy de acuerdo que Vox ejerce una influencia positiva. Como Cayetana, Ayuso, Alejandro Fernández y tantos otros en el PP. Y Rajoy no fue cobarde, al revés, pero sencillamente no lo defendió bien (quizá Soraya fue una mala elección…)

      Lo de el Nuevo Orden Mundial, o el intento franco-alemán de controlar la UE… es complejo pero importante, estoy de acuerdo. Y sin duda yo prefiero a un Trump antes que a un desastroso Bush hijo. Pero España tiene su futuro en Europa y creo que esta batalla hay que lucharla también ahí. No contra Francia o Alemania, sino contra todos aquellos que sigan una estrategia colonialista en vez de integradora. Algo que interesa a los españoles… pero también a franceses y alemanes. El camino que seguimos no es bueno para nadie. Como no lo fue en el siglo XX.

      Un abrazo 😉

      Me gusta

  3. Gracias Carlos.

    Me llama la atención tu buena opinión sobre Mariano Rajoy, que no comparto en absoluto. ¿Cuáles son las bondades de su etapa salvo la determinación de oponerse a Merkel y que no nos interviniera la “troika” como a Portugal o Irlanda?

    Sobre el bipartidismo, creo q en sí no es bueno ni malo, pero añorarlo ahora creo como dice este autor es algo “melancólico”

    https://gaceta.es/actualidad/pablo-casado-o-la-irreflexiva-nostalgia-del-bipartidismo-20210502-1841/

    Por último, sigo insistiendo en que la táctica del PP de hacerse perdonar la vida por unos matones indecentes como son los actuales cuadros de mando del PSOE y Podemos apoyados de forma vergonzante por sus medios abyectos (El País sigue a 3 de mayo sin sacar la noticia de las detenciones de los escoltas en nómina de Podemos por las pedradas y cargas contra la Policía del mitin de VoX en Vallecas, no digamos la Cadena Ser y sus activistas locutoras que deberían dimitir y dejar paso a otros profesionales menos sectarios) se ha demostrado a lo largo de 25 años ineficaz y por tanto plantar cara y defender unas ideas mejores que las suyas con respeto pero con firmeza, no debe ser tildado de “populista” aunque busquen golpes de efecto que les permitan “colarse” en los medios hediondos, como precio a pagar para decir “aquí estamos y somos mejores que vosotros”.

    Muchas gracias una vez más

    Un abrazo

    Clavículo

    Me gusta

  4. Hola Clavículo, así lo veo yo:

    /*/
    Sí, tienes razón, aprecio y mucho a Rajoy. Creo que es el mejor presidente que hemos tenido.
    Eficaz, constructivo y nada demagogico ni frentista. Asertivo y no agresivo.

    “Rajoy: se va Atticus Finch”
    http://pajobvios.blogspot.com/2018/06/rajoy-se-va-atticus-finch.html

    Por el lado malo, no consiguió controlar los medios de comunicación y estos le pusieron el país en contra. A la izquierda, en el nacionalismo, e incluso en gran parte de la derecha. Pura demagogia manipuladora, a mi entender.

    Frankenstein… empezó en 2012
    http://pajobvios.blogspot.com/2018/06/frankenstein-empezo-en-2012.html

    /*/

    El bipartidismo creo que es saludable. Y hace ya años que lo pienso. Para eso se montan los mecanismos tipo ley D’Hondt, o escaños extra al vencedor, como en Grecia, o doble vuelta como en muchos países. Porque es conveniente que sea la ciudadanía quien elija al presidente, no un elemento intermedio. Y acusar a quien lo propone de nostálgico… es solo un intento de desanimar, manipulación emocional.

    “Oda al bipartidismo y a las mayorías absolutas”
    http://pajobvios.blogspot.fr/2015/10/oda-al-bipartidismo-y-las-mayorias.html

    /*/

    Y no considero a Vox populista por no ceder, eso es ser asertivo y es sano. Vox es populista porque manipula empujando a la gente a hacer lo que ellos digan o ser denostados. Es decir, buscan hacer frentes, utilizando manipulación emocionalmente agresiva (aunque pongan tono suave).

    “¿Por qué no voto a Vox?”

    ¿Por qué no voto a Vox?

    /*/

    Un abrazo,

    Me gusta

Responder a Clavículo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s