Casado es ya Sánchez

Hace tiempo que sospecho que Europa está tras el evidente cambio de estrategia de la dirección del PP. La sustitución de Cayetana Álvarez de Toledo, el cambio de posición respecto del golpe de estado en Cataluña, la cada vez más abierta colaboración con la manipuladora estigmatización de Vox… Pero mantenía abierta la opción de que el viraje no fuese tan importante como para suponer un cambio total, un cambio de bando.

Sin embargo, los últimos acontecimientos ya no me dejan dudas. La cacería contra Ayuso y la negativa a pactar con Vox en Castilla y León, poniendo por delante en las preferencias al PSOE o a los partidos proto-nacionalistas, han acabado con el beneficio de mis dudas. Casado no está jugando a un ten con ten entre los intereses de España y las exigencias de Francia y Alemania, está directamente trabajando para ellos, como Sánchez y Zapatero. Está intentando controlar el partido y modificar su posición estratégica esencial, como hizo Zapatero con el PSOE en 2004.

Era una posibilidad evidente, que ya había planteado hace tiempo. Era de cajón que, igual que manejan al PSOE, querrían manejar al PP. Y que intrigarían para conseguirlo, su manera de hacer habitual.

/*/

Esta es, sin duda, una muy mala noticia. El PP es un partido importante y que actualmente esté dirigido por alguien sometido a intereses externos es muy perjudicial. Pero siempre se pueden mirar también las facetas positivas. Hay algo esperanzador en que la intriga contra a Ayuso haya puesto al aire las vergüenzas de Casado y Egea, un claro signo de debilidad.

Además ha mostrado de nuevo este peligro que acecha a nuestros partidos, sirviendo de advertencia para todos ellos. Y de ejemplo para entender qué ha ocurrido en el PSOE. Todo resulta cada vez más claro y coherente.

Y, al revés, nos ha mostrado que algunos líderes son de fiar. Ayuso, Cayetana o Alejandro Fernández no han sido arrinconados por casualidad, sino por no someterse al viento dominante que viene de centroeuropa, por no estar dispuestos a traicionar su sentido de la ética y a su electorado.

Como vimos en su día que son de fiar Nicolás Redondo o Javier Fernández del PSOE. Porque esto no va de izquierda o derecha, va de ser o no conquistados, de ser leal con tus conciudadanos o no.

Se tratará, por lo tanto, de conseguir que el PP sea capaz de resistir el asalto, que continuará. Francia y Alemania no van a desistir fácilmente, así que es probable que Casado se resista a dimitir. Pero el PP es un partido importante para una buena evolución de España. Necesario para poder defendernos sin tener que recurrir a opciones populistas, como han tenido que hacer en EEUU, Hungría o Polonia, también acosados por el mismo cáncer.

Vale la pena la lucha y ¡conviene recordarlo! cuando el PP eligió a Casado como líder lo hizo frente a Soraya, que era quien representaba la opción franco-alemana. El PP no quiere ser conquistado como el PSOE. Se resiste.

/*/

Por último, una reflexión más. Igual que mi planteamiento no es contrario al PP, sino defensor de un PP saludable que sea útil para la sociedad, tampoco es anti-Europeo. Todo lo contrario.

Casado y Egea intentando destruir a Ayuso son una metáfora de Francia y Alemania intentando colonizar España. Y esto les está ocurriendo a todos los países que no aceptan su dominio, como Polonia y Hungría. E igual que lo de Casado no es bueno para el PP, lo que hacen Francia y Alemania no es bueno para Europa.

El exceso de ambición, convertido en un intento de domino, pervierte todo el sistema. ¿Alguien vería con buenos ojos una UE convertida en colonia de Francia y Alemania? ¿Nos podríamos imaginar un EEUU hegemónico y libre si fuese una colonia sometida a los trece estados originales? No, los sistemas coloniales, de dominio y privilegios, no funcionan a medio plazo. Si la UE tiene voluntad de permanencia en el tiempo tendrá que funcionar integrando como iguales, no dominando.

Resistirse al domino franco-alemán es tan saludable para la Unión Europea como echar a Casado lo es para el PP. Una opción compatible con ser un alegre votante del PP, español y europeo. Y con querer el éxito del PP, de. España y de la Unión Europea.

/***/

Nota: A quienes quieran seguir el juego a las denuncias de supuesta corrupción les recordaría la entrada sobre la manipulación puritana. Consistente en elevar el listón ético hasta exigir no solo no ser malo sino tampoco no parecerlo… para luego aplicar esa exigencia arbitrariamente, solo sobre quienes se quiere atacar.

En la competición democrática es importante jugar limpio, por supuesto. Pero si se constata que el árbitro, los medios de comunicación en este caso, está comprado, más vale no seguirle el juego. O si no uno estará condenado a que solo pueda gobernar quien quiera el árbitro… que casualmente es centroeuropeo.

Tan importante como la limpieza es la neutralidad arbitral. Y en España ya tenemos más problema de corrupción arbitral que política.

/***/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s