Concentración contra los indultos, riesgos y beneficios

Unión 78 es una plataforma de activismo político constitucionalista y no partidista, que ha convocado a la ciudadanía a una concentración contra la concesión de indultos. En Madrid el domingo 13 de junio en la Plaza de Colón a las 12 hs.

Hasta ahí, me parece perfecto. Una iniciativa imprescindible, dada la perversión del sistema que supone que un gobierno indulte a unos líderes políticos que han cometido un delito y se reafirman en su voluntad de volver a hacerlo. Y que además los indultados sean los apoyos parlamentarios del gobierno, es decir, siendo en la práctica un auto-indulto.

/*/

Veamos primero la cuestión de fondo.

Como en su día en la concentración en Colón, contra la mesa bilateral entre el gobierno de España y el de Cataluña con relator internacional, la cuestión que se denuncia es una perversión antidemocrática por parte del Gobierno. Que ataca nuestro sistema constitucional desde el propia cabeza del Estado, favoreciendo la deriva nacionalista que nos arrastra hacia la fragmentación nacionalista del país, al estilo checoslovaco.

No es un problema práctico de los habituales dentro de una democracia, como los casos de corrupción, el paro, o una posible caída de las pensiones como consecuencia de nuestra enorme deuda y escaso crecimiento. Cuestiones que es normal que enfrenten a los partidos y les lleven a convocar manifestaciones.

Es un problema del propio sistema político, de la ética de la democracia, al dar cancha a unos nacionalismos que llevan décadas saltándose la ley en contra de los no nacionalistas: terrorismo, golpes de estado, imposición adoctrinadora de las lenguas, marcado del territorio en contra del la más mínima exigencia de neutralidad…

Es decir, no es un problema en democracia sino de democracia:

  • de esencia de la democracia, al no respetar el control de la Justicia sobre el Ejecutivo,
  • de unidad de España, ya que se trata de dar ventaja a quienes quieren fraccionarla,
  • y de ética, ya que para ello se facilita que los nacionalistas impongan su voluntad impunemente sobre los no nacionalistas.

Por eso han aparecido tantas voces oponiéndose dentro del propio PSOE: Felipe Gónzalez, Guerra, Leguina, Nicolás Redondo…

Porque no está en juego un mejor o peor desempeño de un gobierno. No es una cuestión de competición democrática entre partidos, sino un ataque al propio sistema constitucional. A las reglas de juego. Lo que se dilucida es si se acepta y premia el saltarse las leyes. Algo que sin duda alguna acabará a medio plazo con el propio país si se permite.

/*/

Vayamos ahora a la parte complicada. La cuestión de las formas.

PP, Vox y Ciudadanos ya han confirmado su presencia en la concentración convocada por Unión 78. Y no asistirán, obviamente, los partidos de izquierda y nacionalistas, promotores de estos indultos. Así que a todos se nos viene a la cabeza la llamada “foto de Colón” que tanto celebró en su día Sánchez.

Entendamos primero por qué la celebró. Sánchez no puede defender con razones lo que está haciendo. La cuestión de fondo es bastante evidente incluso a nivel de propaganda: No hay partido de futbol (democracia) si unos equipos (partidos políticos) pueden coger el balón con la mano (saltarse la ley) y otros no. Y esto es lo que ocurre cuando se impide que el árbitro (Justicia) sancione un penalti ante las ilegalidades.

Así que lo que se intenta es hacer es una propaganda que cambie el tema, que disfrace una cuestión por otra para tapar el debate de fondo.

Durante años se ha utilizado a Franco para eso, con una propaganda emocional que en la práctica venía a decir: los nacionalistas pueden delinquir para compensar lo que hizo Franco, que fue muy malo con ellos. Y digo emocional porque es un sinsentido lo cojas por donde lo cojas, los nacionalistas a quienes machacan no es a franquistas sino a los no nacionalistas, que nada tienen que ver con él. Pero sirve para desviar la atención, que se hable de Franco en vez de de las ilegalidades nacionalistas.

Pero Franco empieza a ser un espantajo en el que ya casi nadie cree. Así que se necesita otra cosa. Y la solución es intentar transformar la cuestión en una rivalidad partidista, algo que sí que llega a los corazones (y tripas) de mucha gente.

Así qué ¿Qué es para Sánchez la foto de Colón? Para el gobierno es la manera de transformar una cuestión de perversión democrática en un enfrentamiento partidista más. Para conseguir unir al electorado de la izquierda en torno a él como los aficionados al fútbol gritan que no ha sido penalti cuando la jugada es contra su equipo. Haciendo que acepten los indultos olvidando el fondo y centrándose en lemas partidistas: esto va de izquierda amable versus derecha agresiva.

Se trata de que nadie vea la imagen de Unión 78 que encabeza este artículo, sino la de PP, Vox y Cs de la mano contra la izquierda. No vean la razón de fondo, sino un engañoso envoltorio partidista.

Si lo consiguen, si los líderes de PP, Vox y Cs, por afán partidista compitiendo entre ellos buscan una posición central en la concentración, Sánchez probablemente consiga su objetivo.

Si para evitar eso se permite que el discurso lo de el Borrell de turno, alguien que en realidad está del lado de Sánchez, como hemos visto tras sus actuaciones en favor de Maduro en la UE. También sera un fracaso.

Es importante que quienes convocan sean quienes representen y den la imagen y voz de la denuncia. Para no facilitar que Sánchez engañe al electorado de izquierdas. No por cobardía o complejos de la derecha, como repiten quienes quieren engañar al electorado de derechas, que también los hay, claro. Sino por estrategia.

/*/

Y para finalizar, una visión personal.

Creo que son los tribunales y la UE donde conviene dar esta batalla. Ellos son los que entienden de pervertir la esencia de la democracia, no la gente de la calle que costará que no se quede en la política partidista.

Y sobre todo en la UE. Porque lo que sí le llegaría a la gente es ver a Sánchez condenado por un tercero que no puede asociar al partidismo nacional. Los jueces, tras las muchas intromisiones del poder político en el Judicial, no consiguen del todo ese efecto. Pero la UE probablemente sí.

Y la UE, tengan los objetivos que tengan quienes la dirigen, no podrá no escandalizarse ante un auto-indulto. Pero sí puede permanecer callada y seguir haciendo gestos de apoyo a Sánchez si no se le plantea el caso, si no se le obliga a retratarse.

/***/

P.S.1 (2 junio 2021) Una buena defensa de Rosa Díez de los motivos por los que no debemos aceptar estos indultos. Frete a una RTVE que, sorprendentemente, defiende la posición de Sánchez en vez de analizarla críticamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s