La lucha de colectivos

Aprovechando los avances en la inteligencia emocional, creo que podemos actualizar el concepto de lucha de clases a nuestros tiempos.

Si cualquier historia puede generar la sensación de ser víctima de una injusticia, un manipulador hábil siempre podrá inventarse una ideología emancipadora para luego liderar el colectivo a salvar. Una emociología, podríamos denominarlo:

Solo se necesita alguna característica que pueda utilizarse para colectivizar individuos, que facilite generar un prejuicio con el que agruparlos y manipularlos políticamente. No solo el nivel económico sirve para eso (lucha de clases), vale casi cualquier faceta diferenciadora:

  • sexo: machismo o feminismo
  • raza: indigenismo, racismo…
  • tendencia sexual: la lucha colectivos LGBT
  • lengua: nacionalismos
  • lugar de nacimiento: xenofobia

La lógica es siempre la misma. Utilizar algún prejuicio que sirva para separar a la gente en grupos (colectivizar) y desplegar una historia que mezcle elementos de ilusión e indignación y que permita generar algún sentimiento de superioridad.

Dando aceptación a una respuesta agresiva en su defensa, es decir, una respuesta que niega derechos a quien se oponga (incluso a quien se oponga dentro de ese mismo colectivo), de forma que de poder a sus líderes (los manipuladores).

/*/

Propongo utilizar un nuevo término para definirlo: la lucha de colectivos.

Una variante de la lucha de clases pero ahora asociada a la pura manipulación emocional. Sin apenas necesidad de justificación racional. Cualquier diferencia vale, lo importante para el manipulador político será colectivizar y enfrentar. Dará igual si un individuo sufre una discriminación real o no, lo importante será si pertenece o no a un colectivo victimizado.

No habrá derechos de las personas sino derechos de colectivos. El derecho de las mujeres, de los inmigrantes, de los LGBT, de los vascos…

/*/

Una perversión del sentimiento de justicia que hace que sea importante estar atentos a evitar la colectivización a la hora de defender derechos. Porque lo contrario es salir de Guatemala (una situación de discriminación) para caer en Guatepeor (una situación de manipulación, lo que en la práctica también implicará discriminación).

Existen derechos, como el derecho a no ser agredido, a que no se impida el acceso a vivienda o trabajo, a la libertad de expresión, a la libertad en las prácticas sexuales… y nadie puede ser discriminado negándole esos derechos por razón de su sexo, raza, orientación sexual… Esa es la realidad a defender. No hay derechos de las mujeres, hay derechos universales de los que no puede enajenar a nadie, por ejemplo a las mujeres.

Por supuesto que en la defensa de esos derechos habrá que estudiar la sociedad y se manejarán los grupos. Así podremos decir que en tal país no se respetan los derechos a las mujeres o a los homosexuales… pero siempre atentos a que esta agrupación no se convierta en colectivización. Siendo consciente de que en la defensa de un derecho en un grupo siempre se corre el riesgo de caer en manos de manipuladores colectivistas.

/***/

P.S.1: (19 enero 2020) Un video que viene al caso.

Dos consideraciones:

  • Si te colectivizan… ya no puedes tener opinión propia. ¿Todos los negros tienen que ir contra Vox? Me recuerda esa frase despectiva de la izquierda de: no hay nada más tonto que un obrero de derechas (¿es eso defensa del obrero o manipulación?)
  • Hay un conflicto de colectivizaciones. La victima real pertenece a un colectivo victimizado (negros) pero a la vez a un colectivo considerado agresor (Vox) y es insultado por una persona perteneciente al colectivo victimizado (negro). Un absurdo que lleva a algunos a considerar que ya se le pueden aplicar insultos racistas.

P.S.2: (19 enero 2020) Otro ejemplo de interés, con el feminismo frentista, fue el de Woody Allen. Acusado y arrinconado socialmente sin ninguna prueba en su contra. Solo por haber caído en el lado malo de las colectivizaciones.

O, por ejemplo, la contradicción disfuncional que aparece ante la defensa de las mujeres cuando son tratadas como colectivo victimizado si son agredidas por inmigrantes, otro colectivo victimizado: Sobre hombres, inmigrantes y agresiones a mujeres.

P.S.3: (20 enero 2020) Otro ejemplo. Hablar todo el día de las mujeres, los negros o los homosexuales es acostumbrar a diferenciarlos como colectivos. Es sembrar prejuicios en el fondo.

Se puede dar la paradoja de que quienes en vez de decir “los niños” dicen “los niños y las niñas”, no estén ayudando a que haya igualdad de derechos sino facilitando la formación de prejuicios que diferencien entre hombres y mujeres.

P.S.4: (20 febrero 2020) Un buen vídeo al respecto. De Candace Owens (Stamford, Connecticut, 1989) comentarista y activista conservadora estadounidense. Es conocida por sus declaraciones a favor de Donald Trump y por su crítica hacia Black Lives Matter y al Partido Demócrata. Es la directora del compromiso urbano en la organización conservadora y sin fines de lucro, Turning Point USA (wiki)

2 comentarios sobre “La lucha de colectivos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s