Un papa al servicio de Europa, de lo peor de Europa

La Iglesia es, desde siempre, una organización que combina una vocación espiritual con un alto componente político. Y no parece razonable pensar que esto haya cambiado y vivan hoy aislados de la política general. Así que tiene sentido echar un ojo a cómo lo implementa.

¿Qué influencias políticas afectan a la elección de los papas? Tiremos un poco para atrás en el tiempo, para ver si se puede identificar la lógica de la organización. Con qué intereses políticos se alinea esta faceta mundana la Iglesia.

/*/

No parece probable que eligiesen por casualidad un papa polaco, Juan Pablo II (Karol Wojtyła), allá por 1978. Claramente anticipaban y apoyaban un movimiento europeo:

<A fines de los años 1980 un movimiento de oposición al gobierno, encabezado por el sindicato obrero Solidarność logró poner en jaque el régimen comunista, apoyado por las potencias occidentales y la Iglesia católica, que logró influir en el proceso, a través de sus líderes, para afianzar la restauración de las libertades democráticas, así como al capitalismo y el libre mercado como bases del sistema económico (ya iniciada a través de reformas de liberalizadoras por la anterior administración) bajo un régimen multipartidista electoral parlamentario, dando lugar al moderno Estado polaco, que cambió su nombre oficial a República de Polonia.25​ Polonia ingresó a la Unión Europea en 2004.> [Wikipedia: Polonia]

Le siguió un alemán, Benedicto XVI (Joseph Ratzinger), en 2005, el mismo año en que llegó al poder Merkel, que lleva 15 años dirigiendo los destinos de la Unión Europea. Así que, de nuevo, parece probable que quisiesen anticipar y apoyar un predominio alemán en la UE.

Por último hasta ahora, en 2013 se eligió a un Papa iberoamericano de izquierdas, Francisco (Jorge Bergoglio). En aquellos tiempos se extendía el chavismo por Iberoamérica y Chávez fue sustituido por Maduro.

Como indica la wiki: <El chavismo se ha caracterizado por una oposición a la política exterior estadounidense, declarando a la Revolución bolivariana como «antiimperialista». El chavismo busca construir tratados de cooperación entre países de América Latina y el Caribe,​ así como acuerdos políticos, militares y comerciales con países opuestos a los intereses estadounidenses (China, Irán, Libia, Siria, Rusia, etc.). Por otra parte Hugo Chávez condenó el sionismo,30​ apoyando la causa palestina. Igualmente Chávez insistió en profundizar la cooperación Sur-Sur​ y en consolidar un mundo multipolar.>

Es decir, coincide con la estrategia de la UE liderada por Merkel de promover un mundo multipolar erosionando la hegemonía de EEUU.

Así que parece claro: la Iglesia se alinea políticamente con las fuerzas dominantes en la Unión Europea.

/*/

Hagamos ahora el análisis ético. O, cómo diría la propia Iglesia, moral.

Uno podría ver con buenos ojos la elección de Juan Pablo II. Al fin y al cabo se trataba de la democratización de Polonia y su incorporación voluntaria a la UE.

Incluso se podría ver con ojos neutros la elección de Benedicto XVI. Es aceptable que el Estado alemán compita por el liderazgo de la Unión Europea. Algo más cuestionable sería el alineamiento de la Iglesia, cutre pero no condenable.

Pero con la elección de Francisco I se ha dado un paso éticamente inaceptable. Solo hay que leer el informe de Naciones Unidas sobre los derechos humanos en Venezuela: asesinatos y torturas sistemáticas.

El problema es de Europa, que ha optado por una estrategia autodestructiva y falta de escrúpulos. No se puede apoyar un multilateralismo que equipare a democracias y dictaduras criminales como las de Cuba-Venezuela, Irán-Palestina o China-Corea del Norte. No todo vale para competir con EEUU.

Pero la Iglesia, no sé con qué grado de aceptación interna, ha caído en esa mala estrategia. Y temo que con verdadera aceptación. Ya que esto explicaría también la inhumanidad con que tradicionalmente ha tratado la Iglesia a las víctimas del nacionalismo en España. Se entiende desde una óptica de control Franco-Alemán de la UE. Y esto viene de lejos.

¿Conclusión? Se entiende la opción política de la Iglesia, al servicio de los poderes dominantes en la UE, pero es a la vez una opción contraria a la ética y a sus propios principios espirituales.

/***/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s