Liberalismo colectivizador

Empecemos con algunos ejemplos. Con un símil utilizando el feminismo para mostrar la forma en que se analiza desde las emociologías.

/*/

Desde el punto de vista de las emociologías, el machismo es un conjunto de prejuicios que colectiviza a hombres y mujeres y se utiliza de forma frentista, para el dominio de unos (los hombres) sobre otros (las mujeres). Es decir, el machismo es una estructura de prejuicios manipuladores, de dominio. Una emociología (emo). (1)

Frente a esta emo machista surge un feminismo liberal. Una reacción que nos libera de estos prejuicios. Que defiende los derechos y libertades individuales, la igualdad de derechos de todo individuo con independencia de que sea hombre o mujer.

Pero la teoría de las emociologías también dice que frente a cualquier manipulación de un signo hay tres respuestas posibles (2), y las tres aparecen siempre (ley de la reacción) (3):

  • Pasiva, de sometimiento, asumiendo los prejuicios.
  • Asertiva, enfrentándose evitando cesiones (firmeza) y desmontando los prejuicios (reestructuración cognitiva).
  • Agresiva, de manipulación inversa. Manipulación en favor de las mujeres como respuesta a la manipulación en favor de los hombres. Es decir, añadiendo nuevos prejuicios.

Así surge también un feminismo frentista. Que colectiviza igual que el machismo, solo que toma partido por el otro bando. Igual de opresivo e igual de apoyado en prejuicios. Una emo antimachista que no se diferencia mucho de la emo machista. (4)

Es muy similar la emo que nos lleva a quitar derechos a las mujeres (machismo) y la que dice que la mujer debe tener unos derechos que los hombres no (feminismo frentista). Ambas colectivizan y se oponen a la igualdad.

Hasta aquí el símil explicativo.

/*/

El caso es que a día de hoy hay algo semejante dentro del liberalismo.

Lo ilustraré con otro ejemplo: frente a la inmigración y los conflictos que siempre genera podemos ver dos emos contrapuestas. La que exige silenciar el tema acusando de xenofobia a quien lo trate (emo correcta, dividiendo entre buenos y xenófobos), y la que colectiviza entre inmigrantes y españoles (emo patriotera podríamos llamarla, que el patriotismo es algo sano).

Está bien liberarse de los prejuicios correctos que impiden valorar cuántos hechos delictivos tienen como autor a un inmigrante con una determinada procedencia y tomar medidas prácticas al respecto (una medida asertiva) pero es necesario hacerlo evitanto las dos emos, la correcta y la patriotera. (5)

Los correctos vuelven tabú el tema de la inmigración (6) pero también existe lo opuesto. El caso de quienes apelando a liberarse de los tabúes que impiden tratar el tema, pasan a dar una respuesta agresiva, colectivizando en la práctica a los inmigrantes ilegales. Promoviendo prejuicios que los presentan como agresivos (más violaciones, robos…) y perjudiciales para la sociedad (se hacen con las ayudas sociales de los españoles…). Algo que no es real, serán una pequeña proporción de los inmigrantes, ilegales o no, los hagan esto, no los inmigrantes en general, colectivizados.

Es decir, habrá quienes apelando a una respuesta liberal (evitar tabúes en el análisis y defender sin temor que las leyes se apliquen) desplieguen en la práctica una estrategia de siembra de prejuicios y promoción de colectivizaciones en bandos, sacando partido del enfrentamiento.

Cuando el liberalismo es quitar prejuicios, evitar colectivizaciones.

/*/

¿Conclusión?

Que conviene tener claro que frente a toda emo se corre el riesgo de caer en una emo opuesta.

El liberalismo va de quitar prejuicios y evitar colectivizaciones frentistas. De analizar los hechos reales sin miedo y tomar medidas prácticas frente a ellos, pero evitando caer en respuestas agresivas o en la siembra de nuevos prejuicios.

El liberalismo, hoy día, tiene que denunciar el feminismo frentista, los tabúes de la corrección anti-xenófoba o del catastrofismo climático, los colectivismos nacionalista y populista de izquierda, el guerracivilismo de republicanos y fachas… pero evitando caer en los prejuicios reactivos.

No es liberal quien colectiviza a los inmigrantes, tacha de traidor a quien no apoye sus medidas concretas frente al nacionalismo (7) o defienda a los azules frente a los rojos.

Habrá quienes pretendan ser liberales cuando el realidad despliegan una colectivización inversa, reactiva. Y el liberalismo real nos deberá defender también de estos.

Conviene tenerlo claro: el liberalismo colectivizador no es liberalismo, es lo contrario. Igual que el feminismo frentista no es feminismo sino lo opuesto.

/*/

Enlaces:

(1) Emociologías, un enfoque cognitivo de la vida política en democracia
http://pajobvios.blogspot.fr/2016/12/emociologias-el-libro.html
(2) Emociologías: Tipos de respuesta
http://pajobvios.blogspot.fr/2016/12/emociologias-tipos-de-respuesta.html
(3) Las leyes de las emociologías
http://pajobvios.blogspot.fr/2018/04/las-leyes-de-las-emociologias.html
(4) Feminismo ¿liberador o frentista?
https://politicadegaraje.blog/2019/01/05/feminismo-liberador-o-frentista
(5) Sobre hombres, inmigrantes y agresiones a mujeres
https://politicadegaraje.blog/2019/01/13/hombres-inmigrantes-y-agresiones-a-las-mujeres
(6) De lo políticamente correcto a los populismos
http://pajobvios.blogspot.fr/2017/05/de-lo-politicamente-correcto-los.html
(7) Deconstruyendo el nacionalismo
http://pajobvios.blogspot.com.es/2017/05/deconstruyendo-el-nacionalismo.html

/*/

Nota añadida: un tuit interesante al respecto:

Y no es mi intención con esto demonizar a Vox. Pero probablemente esto sí me ayuda a explicar por qué prefiero a un PP que, con el empuje de gente como Cayetana Álvarez de Toledo o Alejandro Fernández, rompa con las ataduras de las corrección, frente a un Vox que es muy bueno en su enfrentamiento a la corrección pero amenaza con verse tentado por emociologías colectivizadoras.

O por qué veo tan importante que Cs ofreciese al electorado socialdemócrata la posibilidad de romper con la uniformización (colectivización en en fondo) a la que le obligan los medios afines a PSOE y Podemos. Una abrumadora mayoría mediática que colectiviza constante en rojos y azules, impidiendo al electorado de izquierdas separarse de estos dos partidos por perversa que sea la dirección que impongan sus líderes.

¿Por qué no voto a Vox?
https://politicadegaraje.blog/2019/11/08/por-que-no-voto-a-vox/
El PP, el buen partido
https://politicadegaraje.blog/2019/11/09/el-pp-el-gran-partido-espanol/
Las tres opciones de Cs
https://politicadegaraje.blog/2019/06/02/las-tres-opciones-de-cs/

/*/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s