Cizaña y desunión


A lo largo del blog he tratado varias veces una de las consecuencias de la estrategia de sembrar cizaña: el enfrentamiento.

El cizañero provoca, como un torero, para que sus adversarios se enardezcan, para que cieguen y respondan de manera emocional en vez de racional.

Eso intentaron en su día Artur Mas y Puigdemont, como ellos mismos reconocen. Sabían que los enunciados del Procés no eran reales pero aun así esperaban que sirviesen para sus objetivos. Eran provocaciones a las que el Gobierno de Rajoy, con acierto o por error, eso lo valore cada uno, muchas veces se resistió a responder (con gran coste, dicho sea de paso).

Nacionalismo manipulador y respuesta asertiva
http://pajobvios.blogspot.fr/2017/10/nacionalismo-manipulador-y-respuesta.html

Eso mismo ha intentado Sánchez desde el momento en que accedió al gobierno. Franco, el machismo de la derecha trifálica… son provocaciones evidentes, que buscan una reacción emocional de los partidos y electorado de derecha e izquierda.

Con Franco presente
https://politicadegaraje.wordpress.com/2019/02/22/con-franco-presente/

Pero hay otra faceta asociada a la estrategia de sembrar cizaña que he tratado menos: la desunión.

Uno de los inconvenientes para quienes viven de sembrar cizaña es que al enfrentamiento le acompaña la desunión. Y así, la izquierda siempre ha concurrido dividida. Al PSOE siempre le ha acompañado la fragmentación en su electorado de centro e izquierda. IU, Podemos y sus corrientes y mareas, UPyD, Ciudadanos… son consecuencia de una estrategia hipócrita de sembrar distorsiones, de jugar con el filonacionalismo y el populismo de izquierdas. El cizañero parece estar condenado a vivir en la desunión y precisa del poder como amalgama.

El PSC y la cizaña nacionalista
https://politicadegaraje.wordpress.com/2019/01/10/el-psc-y-la-cizana-nacionalista

Y si la desunión debilita al cizañero, la unión es la principal ventaja que debería aprovechar quien se le enfrente. Y así ha sido durante años. Con un PP de amplio espectro y poco dogmático que abarcaba todo el espectro del electorado de centro y derecha.
Así fue hasta que en la guerra de los medios de la derecha se optó no solo por criticar al PP, como en la etapa de Aznar (dando cancha en sus portadas al Decretazo, Prestige, Guerra de Irak…), sino por además dar voz a otros partidos para que compitiesen con el PP en su mismo caladero electoral. Propiciando el crecimiento primero de Ciudadanos (un partido antinacionalista pero originariamente de izquierdas) y después de Vox.

Los medios de la derecha
http://pajobvios.blogspot.fr/2017/12/los-medios-de-la-derecha.html

A toro pasado, también parece claro que la estrategia mediática del PP de Rajoy no salió muy bien. Que pusieron todos los huevos en un mismo cesto (Planeta), intentando reproducir el bipartidismo PP-PSOE con un entorno mediático sostenido por Planeta-Prisa. Y que luego les robaron el cesto, quedándose sin medios a favor.

Pero, sea como fuere, el problema de España a día de hoy es que la izquierda, con Sánchez, vuelve a estar dominada por la estrategia de la cizaña y la derecha se desangra electoralmente por la desunión.

Sánchez provoca y la derecha no puede evitar entrar al trapo. Porque quien no entre perderá sus electores en favor del partido que embista de forma más enérgica.

Y así, con una derecha obligadamente enardecida, Sánchez consigue ocultar la enorme irresponsabilidad de su oferta electoral:

  • Un gobierno apoyado en populistas de izquierda y secesionistas a los que paga colaborando con ellos en envenenar a la sociedad (nación de naciones, permisividad ante incumplimientos de la ley, demonización del capitalismo, etiquetación de España como franquista y EEUU como imperialista…) y extendiendo el problema a las comunidades Valenciana, Balear y Navarra.
  • Un presidente que ha dado muestras de estar dispuesto a usar todo tipo de malas artes. Desde urnas previamente llenas de votos o uso de los medios del Estado para tapar su falsa tesis, hasta mesas de negociación paralelas que sustituyan al Parlamento o sometimiento de RTVE, CIS o cualquier recurso del Estado a su servicio…).
  • Un tratamiento partidista de la economía que ya empieza a mostrar que nos arrastrará de nuevo al endeudamiento, paro y freno del crecimiento. A la dependencia económica de Europa.
  • Una política internacional que no parece tener claros cuales son los aliados y causas a defender. En la que, igual que internamente, prima la intriga sectaria (véanse, por ejemplo, las diplomáticas críticas contra España de Guaidó).

VenezuelaLibre y Europa
https://politicadegaraje.wordpress.com/2019/01/24/venezuelalibre-y-europa

Este es el escenario a día de hoy. Y solo la sensatez, la autocontención y la prevención de quienes desde la izquierda, centro y derecha rechazan lo que representa Sánchez, podría evitarnos cuatro años de perversión política. De alimento de autodestructivas distorsiones frentistas. De crecimiento de la cizaña.

Emociologías, las ideologías de los sentimientos
http://pajobvios.blogspot.fr/2018/04/emociologias-las-ideologias-de-los.html

Echo en falta un comunicado conjunto de personalidades (Savater, Vargas Llosa…) y partidos (desde la plataforma de izquierdas Ahora, hasta Cs, PP o Vox, pasando por nacionalistas responsables como UPN, CC o NC) que prevenga de lo negativo de la estrategia de Sánchez. Más allá de partidismos e ideologías. Sería de salud democrática. Que la unidad y la colaboración fuesen la respuesta a la cizaña.

Un comentario sobre “Cizaña y desunión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s